Nadal: "Lo tuve negro pero terminé haciendo un partidazo"

  • Madrid, 16 may (EFE).- El número uno del mundo, el español Rafael Nadal, que salió airoso de la dura lucha de cuatro horas que mantuvo con el serbio Novak Djokovic para alcanzar la final del Masters 1000 de Madrid, se mostró preocupado por la recuperación física después del desgaste sufrido ante el balcánico, donde terminó haciendo "un partidazo".

Madrid, 16 may (EFE).- El número uno del mundo, el español Rafael Nadal, que salió airoso de la dura lucha de cuatro horas que mantuvo con el serbio Novak Djokovic para alcanzar la final del Masters 1000 de Madrid, se mostró preocupado por la recuperación física después del desgaste sufrido ante el balcánico, donde terminó haciendo "un partidazo".

"Después de cuatro horas y salvar tres puntos de partido, he jugado muy valiente y con un poco suerte me ha salido todo muy bien. El partido estaba muy negro en el primer set. Él ha jugado bien y me costaba golpear a la bola. He ido cogiendo el ritmo y he terminado haciendo un partidazo. Ha sido muy emotivo en la grada, el público me ha animado muchísimo y no tengo palabras para agradecer esta final a la que me ha hecho llegar", dijo Nadal, preocupado por recuperar el tono físico para la final.

"El final del partido de hoy me ha ayudado tenísticamente, porque he terminado jugando muy bien. Pero las sensaciones aquí son difíciles de encontrar. Este es uno de los torneos que más ilusión me hace ganar. Me preocupa intentar recuperarme. Es lo que me importa. De los rivales ya se ocupan ellos. Si no me recupero bien no podré ganar", indicó Rafael Nadal.

El tenista balear elogió la resistencia de Djokovic, que estuvo a un paso de arrebatarle la victoria. Sin embargo, no considera que sea considerado como imbatible por sus rivales.

"No me ven como imbatible, porque Djokovic ha estado a centímetros de ganarme. Ha tenido muy buenas opciones y es normal que esté ahora un poco tocado. Seguro que después le da un plus para Roland Garros. Está haciendo una temporada espectacular en tierra", dijo Nadal, que rememoró en la Caja Mágica la final que disputó en el 2005, cuando dio la vuelta al partido frente el croata Ivan Ljubicic.

"De nivel tenístico, éste ha tenido más nivel que el de Ljubicic. Son esos momentos, la emoción, que te hace vivir. Partidos como el de hoy no se ven muchas veces. Te vas a casa muy feliz de haberlo vivido. Si hubiera perdido estaría ahora tocado pero mañana estaría feliz de haber vivido un momento así", puntualizó Nadal.

El número uno del mundo destacó el buen juego de su rival. "No creo que Djokovic haya jugado mal en ningún momento". El oponente le importa menos.

"Lo que quiero es estar yo en la final. Lo demás me da igual. Sea cual sea será dificilísimo y lo que quiero es recuperarme de esta paliza. De Federer qué se puede decir. La altura y el hecho de que la pista esté seca le favorece ante mí. No es lo mismo jugar aquí que en Montecarlo", destacó el número uno del mundo, que insistió en la importancia del público de Madrid.

"El público de aquí es realmente especial se vuelca mucho con los españoles. Yo, ayer y hoy, me han apoyado a tope. Lo he dicho en la pista y sin ellos hubiera sido distinto. Con momentos muy complicados", señaló Nadal.

Al final, apuntó que terminó abrazado con su rival. "Nos hemos abrazado. Era un partido para ello. Ambos nos hemos felicitado. La emoción de jugar en casa es especial. Novak es un grandísimo jugador y cada temporada que pasa juega mejor. Es un candidato firme a Roland Garros. Creo que aquí las condiciones le eran un pelín más favorables para él. Pero juegues donde juegues los partidos son complicados con él como rival", concluyó.