Safina se corona en Roma tras aplastar a Kuznetsova

  • Roma, 9 may (EFE).- La número uno del tenis femenino, la rusa Dinara Safina, aplastó hoy a su compatriota Svetlana Kuznetsova, octava en el ranking WTA, en la final del Torneo Internacional de Roma, por un inapelable 6-3 y 6-2.

Roma, 9 may (EFE).- La número uno del tenis femenino, la rusa Dinara Safina, aplastó hoy a su compatriota Svetlana Kuznetsova, octava en el ranking WTA, en la final del Torneo Internacional de Roma, por un inapelable 6-3 y 6-2.

Safina desplegó un gran tenis y reivindicó sobre la tierra batida de Roma su posición en lo más alto del tenis femenino, después de que la número dos, Serena Williams, eliminada en las primeras de cambio, afirmara ante la prensa que "todos saben quién es la verdadera número uno".

La rusa comenzó mucho más concentrada que en el resto de eliminatorias que la han llevado hasta la final, a pesar de que Kuznetsova trató de atacar desde el principio su servicio, una de sus debilidades durante todo el torneo.

La número uno, mucho más cómoda al resto, rompió el servicio de Kuznetsova con facilidad, pero tuvo que trabajar lo suyo durante el primer set para que no le rompieran el propio.

Kuznetsova, octava raqueta del circuito femenino, trató de buscar las líneas durante todo el primer parcial y trató de meter presión al servicio de Safina, pero hoy le faltó la confianza que derrochó durante su cómoda andadura hasta la final.

En el primer set, Safina se adelantó fácilmente gracias a una bola polémica.

Los jueces dieron por buena una bola a la línea de Kuznetsova que le daba el empate a 1-1 en el marcador, pero Safina pidió al árbitro que se acercara al rastro de la bola y logró que el tanto cayera a su favor.

Pocos segundos después se ponía con un 2-0 en el marcador del primer set, una ventaja que nunca dejó de mantener durante toda la manga.

La confianza que Safina había logrado tras vencer a la estadounidense Venus Williams, quinta en la clasificación de la WTA, se tradujo en solidez hoy sobre la arcilla del Estadio Pietrangeli.

Cometió sólo una doble falta durante el encuentro, en comparación con las doce del partido de cuartos de final contra la española María José Martínez Sánchez, y conectó muchos golpes duros ajustados a la línea de fondo que hicieron mucho daño a su rival.

En poco tiempo la ventaja había aumentado hasta el 4-1, y aunque Kuznetsova logró acercarse al 4-3 e incluso amenazar con la igualada, Safina hizo valer su posición en el ranking y cerró el set con un contundente 6-3.

En el segundo set Kuznetsova, que trataba de jugar lo más cerca posible de la línea de fondo, comenzó a cometer muchos errores no forzados, con bolas que se quedaban en la red y tiros fuera de la cancha.

Su frustración asomó en gestos de frustración y cuando tiró la raqueta al suelo tras un tanto fallido.

El marcador se volvió a ir fácilmente hasta el 4-1 y Kuznetsova comenzó a perder la paciencia y a soltar el brazo cuando no procedía, facilitando que Safina se pusiera con un insalvable 5-1 en la segunda manga.

Finalmente llegó la tímida reacción de Kuznetsova, que se puso 5-2 y amenazó con el 5-3, pero Safina no dejó que la reacción de su compatriota fuera más allá y sentenció el torneo en su segunda bola de partido.