Wawrinka certifica el desánimo de Federer y el partido de Nadal se aplaza por la lluvia

  • Redacción deportes, 16 abr (EFE).- El suizo Roger Federer se despidió de la temporada de pista dura con un amargo sabor de boca sin lograr título alguno, y hoy sufrió en la de tierra batida el primer revés que certifica su actual desánimo deportivo.

Redacción deportes, 16 abr (EFE).- El suizo Roger Federer se despidió de la temporada de pista dura con un amargo sabor de boca sin lograr título alguno, y hoy sufrió en la de tierra batida el primer revés que certifica su actual desánimo deportivo.

Fue un revés paralelo de su compatriota Stanislas Wawrinka, décimo tercer favorito, el que sentenció la derrota de Federer en los octavos de final del Masters 1000 de Montecarlo, por 6-4 y 7-5 en una hora y 50 minutos.

La lluvia impidió que Nadal y el ecuatoriano Nicolás Lapentti pudiesen disputar su encuentro, retrasado como el resto, y del que solo se pudieron disputar cuatro minutos hasta la suspensión definitiva, con 1-0 para el suramericano.

La suspensión beneficia a Lapentti, que salió de la fase previa y que tras disputar contra el ruso Marat Safin un maratón de tres horas y 29 minutos (el partido más largo del circuito ATP este año, sin contar Grand Slam) sumaba nueve horas y 18 minutos en pista, con cuatro encuentros a sus espaldas.

Pero la jornada registró un K.O. brutal, el del ex número uno del mundo Federer, que en dos semanas, esta y la siguiente, perderá cerca de 1.000 puntos en la clasificación mundial, al descontársele ahora los puntos logrados tras ganar el pasado año el torneo de Estoril, y en la siguiente, que no juega, los de la final que alcanzó en Montecarlo.

El colchón que tiene (11.020 puntos) le salva de momento de perder el puesto de número dos del mundo. Pero cada vez la distancia se acorta con respecto a los dos depredadores que le siguen, el serbio Novak Djokovic y el británico Andy Murray, al asalto, dependiendo de lo que ambos hagan en la tierra monegasca esta semana.

Que Federer no está bien lo refleja su estado de ánimo. Tras perder la final del Abierto de Australia, y las semifinales de Doha, Indian Wells y Miami dijo adiós aliviado a una desdichada temporada en pista dura. Luego comunicó que no jugaría en Montecarlo y finalmente solicitó una plaza de invitado especial, para defender su posición. En medio su vida personal ha dado dos giros. Será padre este verano y se acaba de casar con su novia de siempre. Mirka Vavrinek contempló hoy en la pista como su marido encajaba su primera derrota en su nuevo estado y en plena luna de miel.

Este quinto fiasco este año ha sido además con el rival de clasificación más baja, el 16 del mundo, su amigo y con el que ganó la medalla de oro en el cuadro de dobles de los JJ.OO. de Pekín, y lo más significativo, ante el que nunca había cedido un set en dos enfrentamientos.

Las cinco horas de retraso del partido debido a la lluvia no fueron una excusa para Federer, que falto de movilidad, y con pocos recursos nunca dio la sensación de remontar el partido, un mal augurio para sus próximos torneos.

"No ha sido un partido fácil, pero desde luego estoy feliz de haberlo ganado" señaló Wawrinka en la pista, quien también señaló que le había resultado "embarazoso" celebrarlo. Wawrinka se medirá con el alemán Andreas Beck, de la previa, que venció al argentino Juan Monaco, por 3-6, 6-2 y 7-5.

Si se clasificó para cuartos de final Fernando Verdasco que sentenció su victoria ante David Ferrer por un contundente 6-2 y 6-1 en 62 minutos. El madrileño se enfrentará en esa ronda con el serbio Novak Djokovic, que en pista cubierta superó a Albert Montañés, por 6-1, 7-6 (4) y 6-0. El partido del británico Andy Murray y el italiano Fabio Fognini quedó aplazado para mañana con victoria del escocés por 7-6 (11) y 1-0.