La próxima Volvo Ocean Race durará un mes menos y tendrá salida y meta en Europa

Etiquetas

Las restricciones en el número de velas, otro de los cambios

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Knut Frostad, director general de la Volvo Ocean Race ofreció hoy la primera presentación sobre el estado actual de la regata y la próxima edición del 2011-2012, que comenzará y finalizará en Europa con dos o tres paradas menos y un mes menos de duración, en la que tratarán de recortar costes y habrá restricciones en el número de velas que podrá usar cada equipo.

Así, la próxima edición de la Volvo Ocean Race empezará y terminará en Europa y contará con dos o tres paradas menos, por lo que su duración se acortará en un mes, aunque la ruta que se seguirá no será anunciada hasta el primer trimestre de 2010.

La ruta ya está siendo esbozada, ya que desde el pasado mes se está llevando a cabo el pliego de intenciones para puertos que quieran albergar alguna etapa, según reconoció el director general de la competición, que dice que están realizando "una extensa consulta a equipos, regatistas y colaboradores".

"LOS CAMBIOS ADECUADOS EN EL MOMENTO ADECUADO".

"Pese al buen estado de salud de la regata en este momento, sabemos que todo va cambiando con el tiempo y el Volvo Ocean Race debe de evolucionar al mismo tiempo, para mantenerse como icono del mundo profesional de la náutica", explicó Frostad, que cree que son "los cambios adecuados en el momento adecuado".

Además, el mandatario adelantó "una severa restricción en el número de velas que los equipos podrán usar", ya que el inventario de ellas se reducirá en un 40 por ciento y se introducirán nuevas velas enrollables.

La idea es que con estas modificaciones los barcos sean más sencillos de navegar, y se pueda reducir el número de tripulantes, que además a partir de ahora podrán contar con tres menores de treinta años -hasta ahora eran dos-.

OTRO DE LOS OBJETIVOS ES REDUCIR COSTES.

Otro de los cambios que desveló el director de la Vuelta al Mundo se refería al plano económico, en el que están "evaluando medidas para reducir costes" y para incrementar "el retorno de las inversiones de patrocinadores".

Así, tres han sido las bases sobre las que han trabajado en estos cambios, según indicó Knut Frostad, que busca "una regata atractiva para regatistas, reducir el coste de las campañas de los equipos, e incrementar el retorno para los sponsors", por lo que se "desestimará" cualquier propuesta que "no cumpla estos tres requisitos".