PSPV dice que Barberá y Camps deberán replantearse la política de grandes eventos porque "los tiempos cambian"

Alborch asegura que Rodríguez Zapatero "ha invertido cinco veces más en Valencia que Aznar"

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS)

La portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Camen Alborch, aseguró hoy que la alcaldesa Rita Barberá y el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, deberán "replantearse" la política de grandes eventos porque "los tiempos cambian" y reclamó a la primera edil que pida explicaciones sobre las opiniones del magnate de la F-1, Bernie Ecclestone, sobre el Gran Premio de Europa, "o aclarar ella misma la precipitación y las expectativas frustradas" a las que éste aludió a unas recientes declaraciones.

Alborch consideró que Ecclestone, "con sus declaraciones desde Barcelona, dejando en mal lugar el circuito abierto de Valencia, tira por tierra uno de los grandes vaticinios que la alcaldesa hizo en su día con motivo del inicio de las pruebas en Valencia" y agregó en un comunicado que fueron tanto Barberá como Camps quienes "dieron alas" al patrono de la F-1 en mayo de 2007 "por razones electorales y ahora esa política electoral de cortos vuelos se les vuelve en contra".

"Deben tomar buena nota y rectificar, porque la precipitación en la gestión de asuntos de envergadura internacional comienza a convertirse en marca de la casa, como pudo constatarse en el contrato de las regatas con el Alinghi", manifestó Alborch.

En todo caso, señaló que "más allá" de las declaraciones "puntuales" de Ecclestone, "los últimos acontecimientos relacionados con la Copa América ponen en tela de juicio la capacidad de gestión de Barberá y Camps y obligan a replantearse la política de grandes eventos como principal atractivo de la ciudad".

Para la portavoz socialista, "los dirigentes del PP han tirado la casa por la ventana en tiempos de vacas gordas y parecen ser los únicos en no darse cuenta de que los tiempos están cambiando, de que el viento ya no les sopla de cara ni económica ni jurídicamente y de que cada vez es más evidente que el futuro de los grandes eventos por los que se apuesta dependen mucho de decisiones de otros".

La dirigente socialista subrayó que el PP se ha "olvidado" de "poner en valor el patrimonio natural, histórico social, humano y cultural de los valencianos, que es donde está su mayor atractivo y el futuro del crecimiento sostenible de la ciudad" por lo que consideró que Valencia "debe apostar por sí misma".

"UN CLÁSICO"

Por otra parte, Carmen Alborch se refirió al "memorial de agravios" del Gobierno de España al que la alcaldesa hizo mención en su rueda de prensa, y afirmó que es "un clásico" de Barberá que "saca a la luz cuando quiere ayudar a tapar escándalos como los actualmente envuelven a Camps y al Partido Popular en la Comunitat Valenciana". "Con este tipo de comparecencias Barberá trata de esconder los problemas de la ciudad no resueltos por su equipo de Gobierno y por el Consell de Francisco Camps", dijo Alborch, quien añadió que la alcaldesa "por mucho que se empeñe, no puede ocultar que Zapatero ha invertido e invierte cinco veces más en Valencia de lo que invirtió Aznar en su última legislatura".

Según los datos del grupo municipal socialista, el promedio anual de las inversiones del Gobierno del PP de 2001 a 2004 en Valencia fue de 53,8 millones de euros, mientras que el promedio inversor de Zapatero de 2005 a 2009 ha sido de 281,6 millones. "No hay color", manifestó la portavoz socialista. "Lo que sin duda es cierto por parte de Barberá es la afirmación realizada por ella en el pleno municipal de marzo de lo que más le gusta de su trabajo es criticar al Gobierno", aseveró.