Bélgica convoca a embajador ruso por acusación de bombardeo a civiles en Alepo

BEL Bruselas|

El gobierno belga recibirá el jueves por la mañana al embajador ruso en Bruselas, a quien expresará su malestar por las acusaciones de Moscú de un bombardeo de la aviación belga contra civiles en Siria, anunció este miércoles la cancillería belga.

La reunión con el embajador ruso, Alexander Tokovinin, tendrá lugar "mañana [jueves] por la mañana", declaró a la AFP el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores belga, Didier Vanderhasselt.

El ministerio de Defensa ruso acusó a Bélgica de haber matado a seis civiles en la localidad siria de Hasajek, en un bombardeo "que destruyó dos viviendas". "Dos F-16 de la aviación belga fueron detectados en esa zona en el momento" del bombardeo, precisó.

Bélgica niega cualquier responsabilidad en estos bombardeos y critica que "las informaciones [facilitadas por Moscú] no hayan sido verificadas antes de hacerlas públicas", había apuntado anteriormente Vanderhasselt.

"Estas acusaciones rusas son totalmente infundadas", indicaron en un comunicado conjunto el canciller belga, Didier Reynders, y su homólogo de Defensa, Steven Vandeput.

El ministerio de Defensa belga, cuyas fuerzas aéreas forman parte de la coalición internacional antiyihadistas liderada por Estados Unidos, negó además la presencia de cazas en la región. "No estuvimos implicados en el ataque mencionado", dijo a la AFP su portavoz, Laurence Mortier.

"Rusia dispone de medios de defensa aérea eficaces que permiten vigilar prácticamente todo el territorio sirio", respondió en un comunicado el portavoz del ejército ruso, el general Igor Konashenkov.

Para el portavoz, los países de la coalición internacional pueden equivocarse de objetivo, algo que "lamentablemente se produce habitualmente".

Los países occidentales recrudecieron estos últimos días sus críticas a Rusia, aliada del régimen sirio de Bashar al Asad, por sus bombardeos contra el sector este de Alepo, controlado por los rebeldes.

Las fuerzas aéreas rusa y siria suspendieron el martes sus bombardeos en Alepo para allanar, según Moscú, el camino hacia una tregua de 11 horas el jueves en la otrora capital económica siria, donde continúan los intensos combates terrestres.

La guerra de Siria ha dejado más de 300.000 muertos y millones de desplazados desde que comenzó en marzo de 2011, tras la sangrienta represión llevada a cabo por el régimen de las manifestaciones prodemocracia.