Uno de cada cinco niños de Oriente Próximo y el norte de África necesita ayuda humanitaria


MADRID|
Uno de cada cinco niños de Oriente Próximo y el norte de África necesita ayuda humanitaria

Uno de cada cinco niños de Oriente Próximo y el norte de África necesita ayuda humanitaria MADRID | EUROPA PRESS

Uno de cada cinco niños de Oriente Próximo y el norte de África necesita asistencia humanitaria "urgente", según un estudio realizado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en el que se advierte de que más del 90 por ciento de estos menores reside en países afectados por conflictos armados.

El director de UNICEF en esta región, Geert Cappelaere, ha denunciado que los niños han sufrido "niveles de violencia sin precedentes" y han visto "horrores que nadie debería presenciar". "Los líderes mundiales deben hacer mucho más para poner fin a la violencia, por el bien de los niños y las niñas y su futuro", ha reclamado en un comunicado.

Casi 12 millones de niños sirios necesitan ayuda, bien en su país o en las naciones de acogida. Además, unos dos millones viven en zonas de difícil acceso o sitiadas en Siria y han recibido una asistencia humanitaria limitada durante varios años.

En Irak, cinco millones de niños requieren asistencia y necesitan agua, alimentos, refugio y educación, especialmente a raíz de la intensificación del conflicto en ciudades como Mosul y Tal Afar, según el informe de UNICEF.

La falta de suministros y servicios básicos se repite también en otros casos como el de la Franja de Gaza, donde los casos de diarrea infantil se han duplicado en sólo tres meses a medida que se ha reducido el acceso al agua en un 30 por ciento, y en el de Yemen, donde el cólera ha terminado de agravar las necesidades de un país en guerra.

Cappelaere ha lamentado que la guerra "sigue robando su infancia a millones de niñas y niños" y ha avisado de que los progresos logrados durante las últimas décadas podrían "revertirse", especialmente porque "no se vislumbra el final de estos conflictos" y los recursos económicos de las familias están ya "bajo mínimos".

"Muchas de las familias no tienen más opción que enviar a sus hijos a trabajar o casar a sus hijas demasiado jóvenes. El número de niños que se une a los combatientes ha aumentado a más del doble", ha afirmado el responsable de la organización.