Ascienden a 148 los estudiantes en huelga de hambre en Venezuela

CARACAS, 30 (EUROPA PRESS)

El número de estudiantes venezolanos en huelga de hambre ascienden ya a 148, después de que jóvenes de distintas ciudades que sumaran a esta protesta que comenzó hace casi una semana para exigir la presencia en Venezuela de una comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que constate la situación de los presos políticos en ese país.

La protesta comenzó el pasado jueves cuando un grupo de estudiantes de la Universidad de Oriente se declaró en huelga de hambre frente a la sede de la OEA en Caracas, en rechazo a las acciones por parte del Gobierno de Hugo Chávez contra aquellas personas que no simpatizan con el ideal revolucionario.

Esta iniciativa se ha ido extendiendo por todo el país y ahora la protesta cuenta con el respaldo activo de estudiantes de siete estados del país, según informó este miércoles el diario local 'La Verdad'.

La comunidad estudiantil pide la presencia de una comisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que constate la situación de los presos políticos y las restricciones impuestas por Chávez que han provocado persecuciones a la llamada disidencia venezolana. Se estima que todavía están en prisión al menos 52 de los llamados presos políticos.

Estas medidas de presión han tenido ya los resultados esperados porque el pasado lunes las autoridades venezolanas pusieron en libertad a Julio Rivas, un estudiante que fue detenido hace dos semanas por participar en protestas contra la polémica Ley Orgánica de Educación.

Rivas se sumó también a la huelga de hambre, la cual ha sido respaldada no sólo por los universitarios, sino también por políticos y periodistas que el pasado fin de semana decidieron apoyar las medidas de presión a la OEA dejando de ingerir alimentos.

El secretario ejecutivo de la CIDH, Santiago Cantón, habló el martes por teléfono con Rivas, informó su abogado, Alfredo Romero, quien no reveló detalles de la conversación porque están obligados a respetar la confidencialidad.

"Esta guerra de los estudiantes es más fuerte que cualquier arma y que cualquier diplomacia internacional", aseguró en declaraciones a la prensa.