Aumentan a 77 los heridos en los enfrentamientos en la capital tailandesa entre Ejército y opositores

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Al menos 77 personas resultaron heridas de diversa consideración, cinco de ellas graves, en el intento de las tropas por dispersar a los opositores en el cruce de calles Din Daeng de la capital tailandesa, según informaciones de fuentes hospitalarias.

Las tropas del Ejército tailandés retomaron aparentemente el control en la zona hace aproximadamente una hora, según imágenes de la televisión e informaciones recogidas por el periódico local 'The Nation'.

El movimiento opositor de los 'camisas rojas' denunció que varios de sus miembros sufrieron heridas de bala y condenaron el uso de fuego real por parte de las autoridades en la protesta.

Las secuencias de televisión mostraron soldados disparando al aire. También se lanzaron gases lacrimógenos, según periodistas de la televisión. Varios cientos de soldados estaban desplegados en la operación.

El combate tuvo lugar sobre las cuatro de la madrugada hora local (media noche hora española) y dejó cerca de 77 heridos entre soldados y opositores heridos, según publicó el diario. Se oyeron disparos hasta las cinco de la mañana (01:00 hora española) pero no tan intensos como al inicio de las represalias contra los manifestantes.

El coronel y portavoz del Ejército Sansern Kaewkamnerd dijo que 300 opositores estaban en el área cuando las Fuerzas de Seguridad, entre las que se incluyen soldados y policías, fueron allí. Declaró que las tropas primero intentaron negociar con los manifestantes, quienes estaban armados con cócteles molotov y gases lacrimógenos.

Kaewkamnerd dijo que las conversaciones se rompieron después de que los opositores intentaran embestir con autobuses contra los soldados. "Las tropas tuvieron que disparar al aire. Repito, dispararon al aire y entraron en acción contra los opositores", declaró.

Se realizaron algunos arrestos, dijo el portavoz, y añadió que a los 'participantes reacios' de la protesta, que fueron forzados a aparentar ser opositores, los dejaron en libertad.

"Se llevarán a cabo operaciones similares en otras áreas", agregó Kaewkamnerd. Varios cruces de la capital estaban aún ocupados durante la madrugada por los opositores, quienes usan autobuses como barricadas para cortar las calles, lo que provoca grandes atascos y caos circulatorio.

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, apareció anoche en una televisión estatal rodeado de su cúpula de Gobierno, líderes militares y de la Policía para cortar de raíz las insistentes especulaciones en torno a su posible pérdida de apoyo de las Fuerzas de Seguridad.

Abhisit insistió en que el Gobierno entero permanecía confiado en que la situación mejoraría en los próximos días. El primer ministro prometió no dar su brazo a torcer ante la demanda de dimisión solicitada por los 'camisas rojas' y expresó su confianza en que las Fuerzas de Seguridad se mantengan firmes junto a él.