Dos muertos en Tailandia al abrir fuego el Ejército

Por Martin Petty

BANGKOK (Reuters) - Soldados tailandeses abrieron fuego el lunes en Bangkok contra manifestantes antigubernamentales que respondieron con cócteles molotov y piedras, en unas protestas que causaron la muerte de dos personas y decenas de heridos, llevando al país a una profunda crisis política.

El primer ministro, Abhisit Vejjajiva, que el domingo declaró el estado de emergencia en la capital después de que los simpatizantes del ex primer ministro Thaksin Shinawatra forzaran la suspensión de una cumbre regional, dijo poco después de la medianoche que la mayor parte de la ciudad había vuelto a la normalidad.

Thaksin, derrocado en un golpe de Estado en 2006, declaró a la CNN desde un lugar sin identificar: "Mucha gente está muriendo (...) Se llevan los cadáveres en camiones militares".

Durante el día, columnas de humo negro se elevaRON al cielo en la ciudad de 12 millones de habitantes, mientras los manifestantes incendiaban varios autobuses para bloquear el paso de las tropas. También se vio en llamas un edificio gubernamental.

Una persona murió tiroteada en los enfrentamientos entre los manifestantes y residentes contrarios a las manifestaciones, dijo en televisión Satit Wongnongtaey, un ministro en la oficina del primer ministro.

Un hospital dijo que otra persona también murió por arma de fuego en la violencia desatada por la recalcitrante división que enfrenta a monárquicos, el Ejército y la clase media de las ciudades con los campesinos empobrecidos leales a Thaksin.

El Instituto Médico de Emergencias dijo que 94 personas, entre ellas varios soldados, resultaron heridas en los enfrentamientos del lunes.

Las tropas se dirigían hacia una zona controlada por los manifestantes cerca de la oficina de Abhisit, intentando terminar con las protestas que han hecho tambalearse más A un país ya afectado por la crisis financiera.

CAMISETAS ROJAS CONTRA AMARILLAS

Cientos de soldados apoyados por policías antidisturbios vigilaban las calles próximas a la Casa de Gobierno, donde varios miles de "camisetas rojas" - los simpatizantes de Thaksin, que permanece en el exilio - llevan acampados desde finales de marzo. También han establecido controles en otras calles para evitar que manifestantes se les unan desde otras zonas.

Abhisit intervino en televisión para pedir a los manifestantes que se vayan, y garantizó su seguridad.

El comandante de las Fuerzas Armadas, general Songkitti Chakabakr, dijo en un comunicado televisado que el comité encargado de devolver el orden intentará "por todos los medios pacíficos" que la situación vuelva a la normalidad en cuanto sea posible.

Varios países han emitido advertencias contra viajar a Tailandia.

El año pasado, los dirigentes apoyados por los "camisetas rojas" fueron desplazados del poder después de manifestaciones casi diarias de "camisetas amarillas" promonárquicos, que culminaron en una ocupación del principal aeropuerto de Bangkok durante una semana.

La tensión política se calmó durante un tiempo tras la llegada al cargo de Abhisit por deserciones parlamentarias de los simpatizantes de Thaksin atribuyen a las conspiraciones del Ejército. Ahora piden nuevas elecciones generales.

Las protestas volvieron después de que Thaksin, que vive en el exilio para evitar ir a prisión tras ser condenado por corrupción, estableciera el límite del 8 de abril para que Abhisit dimitiera.