El Colectivo de Mujeres de los Encerrados en Naval pide a la alcaldesa que intervenga y que mida sus palabras

GIJÓN, 22 (EUROPA PRESS)

Representantes del Colectivo de Mujeres de los Encerrados en Naval Gijón entregaron hoy en el Ayuntamiento un escrito dirigido a la alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso, para que intervenga en buscar una solución a la situación de sus maridos e inste a que se cumpla lo pactado. Asimismo, también le piden que "por lo menos sea prudente en las declaraciones que hace" y la invitan a que se informe de la razón del encierro.

Así lo indicó la mujer de uno de los encerrados, Ana Carpintero, esposa de Juan Manuel Martínez Morala, quien explicó que si no se cumple lo pactado, es decir, contratar una póliza para garantizar el pago de las prejubilaciones, los encerrados, que cobran actualmente entre 1.200 y 1.300 euros, pasarán a cobrar tan sólo el subsidio, un total de 431 euros.

Carpintero aseguró que esta misma situación la viven en otras empresas con expedientes de regulación. Según ella, Gijón "da pena" a nivel industrial y aseguró que está en juego "el pan de cada día".

En este sentido, explicó que muchos de los encerrados empezaron a trabajar con 14 o 15 años y que ahora, después de unos 35 o más años cotizados, pueden quedar sólo con el subsidio. En su opinión, el Ayuntamiento y la Administración pueden intervenir para que se cumpla lo pactado.

Asimismo, en el escrito relatan las razones por las que cree que se llegó al cierre del astillero, en las que acusan directamente a "la incompetencia y la mala gestión" de los responsables de la empresa, Pymar y los políticos.

DOS CONTUSIONADOS EN LA PROTESTA

Por otra parte, los prejubilados encerrados volvieron a protagonizar hoy enfrentamientos con la policía al impedirles ésta que saliesen de las instalaciones para cortar el tráfico con barricadas. En los enfrentamientos dos trabajadores resultaron con contusiones en un hombro y una pierna al recibir impactos de pelotas de goma, según informaron a Europa Press fuentes sindicales.

Los trabajadores permanecerán encerrados durante el fin de semana al "carecer" de garantías para su situación salarial una vez que cierre el astillero el 31 de mayo. "En el momento en que presenten la poliza de que nuestras prejubilaciones están garantizadas abandonamos el encierro pero no nos sirven solo palabras", comentó uno de los encerrados.