El Ejército tailandés carga contra los manifestantes

El Ejército tailandés carga contra los manifestantes

El Ejército tailandés carga contra los manifestantes

BANGKOK (Reuters) - El Ejército tailandés disparó repetidamente al aire el lunes en Bangkok después de que manifestantes antigubernamentales incendiaran un autobús en un importante cruce y forzaran a la retirada de quienes protestaban, dijo un periodista de Reuters.

Cuando los soldados intentaron extinguir el fuego con un cañón de agua, los manifestantes les lanzaron bombas incendiarias y los soldados avanzaron en respuesta.

Los enfrentamientos, que se producen dos días después de que las protestas obligaran a cancelar una cumbre asiática, han minado la confianza en el Ejecutivo y supuesto un revés para la imagen de una economía que ya venía sufriendo del caos político del año pasado y la crisis económica mundial.

"Creo que los días más oscuros de la historia de Tailandia están por venir, puesto que no vemos una solución rápida para la continua división", dijo Prinn Panitchpakdi, analista de CLSA Asia-Pacific.

El director del Centro Médico Bangkok, Peeraphong Saicheau, dijo que 77 personas resultaron heridas en los enfrentamientos en el cruce de calles, que comenzaron poco antes del amanecer. Dos civiles y dos soldados sufrieron heridas de bala.

Varios manifestantes han sido arrestados, dijo el portavoz del Ejército, el coronel Sansern Kaewkamnerd.

Sansern dijo que las trifulcas comenzaron cuando soldados que iban en vehículos con altavoces pidieron a los manifestantes, que portaban camisetas rojas en apoyo al anterior primer ministro, que levantaran el bloqueo mantenido desde hace días en el cruce de Din Daeng.

Esta intersección es clave para el tráfico de Bangkok, aunque el lunes comienza una fiesta de tres días por el Año Nuevo tailandés y muchas personas han salido de la ciudad. Los mercados financieros están cerrados hasta el jueves.

Los soldados habían desplegado cañones de agua y los manifestantes habían cubierto la carretera de gasolina, aparentemente amenazando con incendiar la vía si las tropas se acercaban, algo que hicieron cuando los "camisetas rojas" incendiaron un autobús.

"No nos marcharemos. Queremos democracia real", dijo uno de los manifestantes en el cruce, donde habían llevado seis autobuses públicos para bloquear la carretera. "No nos asusta el Ejército", dijo el hombre, que dijo llamarse Wi.

Pero un periodista de Reuters vio que los soldados lograron expulsar a los manifestantes de Din Daeng, persiguiéndoles y disparando al aire. Los soldados detuvieron a varios manifestantes, despojándoles de las camisetas rojas.

COLUMNAS DE HUMO

Las calles estaban llenas de hogueras y de columnas de humo por la quema de neumáticos. En las cercanías había ambulancias y camiones de bomberos.

Un monje budista con un megáfono permaneció en la intersección pidiendo calma y diciendo a los soldados: "No disparéis, pensad en vuestro país". Policías en moto iban y venían entre soldados y manifestantes para mediar.

El primer ministro Abhisit Vejjajiva declaró el estado de emergencia en Bangkok el domingo después de que los seguidores del ex primer ministro Thaksin Shinawatra forzaran a la cancelación de la cumbre asiática en la localidad turística de Pattaya, en el sur.

Quienes respaldan a Thaksin dicen que Abhisit ascendió a primer ministro en diciembre pasado por las deserciones parlamentarias que ideó el Ejército. Demandan nuevas elecciones, para las que estarían bien posicionados.

Varios miles de personas permanecían acampadas en la Casa de Gobierno, donde llevan desde hace casi tres semanas.

Abhisit instó a quienes estaban allí apostados a que se marcharan, garantizándoles la seguridad.

"Me gustaría asegurarles que el Gobierno proporcionará seguridad a los ciudadanos que deseen abandonar la manifestación", dijo el lunes en un comunicado televisivo.

"Es importante para ayudar a las autoridades a lograr sus objetivos, para resolver la situación y otros problemas", añadió.

Abhisit había amenazado el domingo con tomar medidas más duras contra los manifestantes.

Thaksin, que está en el exilio, indicó el domingo por la noche que estaba dispuesto a volver a Tailandia para liderar el levantamiento popular si había un golpe.

El país ha vivido 18 golpes de Estado desde 1932 y es posible que haya otro si se derrama sangre en las calles.