El nuevo centro penitenciario de Campos del Río, que estará terminado en 2010, da ya empleo a 500 personas

Unos 1.200 residentes en Murcia, que cumplen su pena en otras comunidades autónomas, podrían regresar a la Región MURCIA, 17 (EUROPA PRESS) La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, manifestó hoy que el centro penitenciario Levante I, que se está construyendo en la localidad murciana de Campos del Río, está "más adelantado de lo previsto". Una obra "necesaria e importante" que va a proporcionar empleo en el sector de la construcción a no menos de 500 personas durante dos años, "lo cual en estos momentos es algo que tenemos que apreciar". De hecho, según explicó el presidente de la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), Ángel Martínez, la empresa adjudicataria VIAS S.A. ha subcontratado una serie de fases del proyecto a empresas murcianas, así como los trabajos de albañilería a personal de Albudeite y Campos del Río. De tal forma que "trabajadores de Murcia y de la zona del proyecto van a tener un nivel de ocupación durante las diferentes fases de la obra", explicó. Y es que esta inversión de casi 115 millones de euros "está dirigida a la creación de empleo". Se trata de un centro "moderno, eficaz y con posibilidades importantes de futuro", añadió. Una vez construido, para finales de 2010, dará trabajo "estable" a un número similar de personas, por encima de 500 funcionarios, que serán "los que harán posible que el centro funcione", argumentó Gallizo, quien manifestó que "es una buena noticia porque va a generar empleo desde el minuto uno". Al hilo, aseguró que la Región de Murcia es una de las comunidades con mayor número de internos desplazados en los centros penitenciarios de otras comunidades autónomas. De tal forma, más de 1.200 internos naturales o con residencia en la Comunidad, que actualmente cumplen condena fuera de Murcia, podrían regresar a la Región. "Esta nueva infraestructura permitirá que las personas de esta comunidad que hayan infringido la ley puedan cumplir cerca de sus familias, en unas condiciones dignas, y recibiendo la formación adecuada para suplir las carencias que las llevaron al delito", aseguró la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, durante la presentación del centro. Asimismo, este nuevo centro, que dispondrá de 1.008 celdas residenciales y 186 complementarias, contribuirá a aliviar la situación del actual centro penitenciario. NUEVO CENTRO. El centro Levante I es el primero que recoge la ampliación de las celdas, que pasan de casi 10 metros cuadrados a 13 metros cuadrados. Contará además con un edificio de talleres formativos especialmente concebidos para la formación de los internos en cocina y jardinería, actividades que requieren unas condiciones singulares para sus aulas teóricas y prácticas. Además contarán con un polideportivo cubierto. Y es que la aportación de la política penitenciaria a las políticas de seguridad del Estado "es precisamente trabajar para la reinserción de los penados", recordó la secretaria general de Instituciones Penitenciarias. "Es decir, trabajar para apartarlos del mundo del delito, y a ello contribuirá notablemente este centro". Se trata, insistió en rueda de prensa, "de un centro pensado para la reeducación y la reinserción de sus internos". Por su parte, el delegado del Gobierno en Murcia, Rafael González Tovar, subrayó que "el centro es un edificio que no solamente cumple con la normativa medioambiental, sino que dispone de los sistemas más avanzados para conseguir la mayor eficiencia tecnológica, el uso racional de recursos como el agua y la energía, y la potenciación de las energías renovables". También indicó que "la distribución y uso de las edificaciones aporta funcionalidad, seguridad y comodidad, tanto a los trabajadores, como a los internos y los familiares", y manifestó que "su construcción es esta Comunidad Autónoma es una nueva manifestación del compromiso del Gobierno de España con la Región de Murcia". Asimismo, aseguró que el centro, con una superficie ocupada de 48.000 metros cuadrados, puede estar terminado en un plazo de entre 18 y 20 meses. "Estamos ante un edificio que representa el inicio de una nueva etapa en el diseño y funcionalidad en este tipo de instalaciones", indicó. "Un centro de nueva generación con un 20 por ciento más de superficie construida que las que han venido inaugurándose, con mejores talleres productivos, servicios y una mejor adaptación medioambiental", aseguró el presidente de SIEP, quien expresó su "colaboración" con los ayuntamientos de Albudeite y Campos del Río. Una colaboración, continuó, que "darán pie a una sinergia positiva, un entendimiento mejor y una gran cooperación entre la SIEP, los municipios y los ciudadanos del entorno". OTRO CENTRO. Esta nueva infraestructura penitenciaria se completa con el Centro de Inserción Social (CIS) que también se está construyendo en la Comunidad murciana y que llevará el nombre del antiguo director del centro penitenciario de Sangonera, Guillermo Miranda, fallecido hace unos meses. La construcción de ambos centros, desarrollados por el arquitecto Jesús María Vences, fue aprobada por el Gobierno de España en diciembre de 2005. Este último cuenta con un presupuesto de 11,954 millones de euros y albergará 152 habitaciones, dos de ellas con dormitorio y baño adaptadas a personas con movilidad reducida y dos para los agitados. Cabe apuntar, que a pesar de la carencia de plazas penitenciarias en la Comunidad de Murcia, ninguna de las anteriores revisiones del Plan de Creación y Amortización de centros penitenciarios había recogido la necesidad de crear nuevas infraestructuras en la Región. Al acto de presentación de estos nuevos proyectos acudieron además el director general de Gestión de Recursos de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, Antonio Ruiz; los alcaldes de Campos del Río, Albudeite y Mula; el fiscal jefe Manuel López Bernal. Así como el magistrado de la Sala de los Social, Joaquín Ángel de Domingo; el jefe superior de la Policía Nacional, Carlos Llorente y del coronel de la Guardia Civil, Benjamín Martín Mora y representantes sindicales de UGT, CCO y de la empresa VIAS.