El primer ministro tailandés afirma que la situación se encuentra bajo control

El primer ministro tailandés afirma que la situación se encuentra bajo control

El primer ministro tailandés afirma que la situación se encuentra bajo control

LONDRES, 13 (EUROPA PRESS)

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, aseguró que la situación en Bangkok se encuentra bajo control, después de que numerosos soldados entrasen hoy en una zona ocupada por los manifestantes antigubernamentales cerca de la Casa del Gobierno.

Al menos 70 personas han resultado heridas hasta el momento en los enfrentamientos derivados de las protestas tras la llegada de las tropas gubernamentales. Abhisit indicó en declaraciones a la BBC que si la población tiene derecho a llevar a cabo protestas pacíficas, pero que no está permitido armar disturbios o incitar a otros.

"Estamos seguros de que tenemos el control de la situación", afirmó. Tras días de protestas protagonizadas por los seguidores del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, se ha podido ver hoy a soldados disparando al aire mientras los manifestantes quemaban autobuses y lanzaban cócteles molotov en respuesta.

SOLDADOS CONTRA MANIFESTANTES

Por su parte, el portavoz del Ejército el coronel Sansern Kaewkamnerd aseguró que no se utilizó fuego real. "Si los manifestantes muestran que tienen la intención de dañar a los militares, utilizaremos rifles de entrenamiento militar con balas de fogueo hechas de papel, que no les dañaran", explicó.

Además, Abhisit rechazó las acusaciones de que ha muerto gente durante las protestas, e indicó que no hay ninguna confirmación de los hospitales de que hubiese algún fallecido. Poco antes, si que adelantó que de entre los 70 heridos registrados, 23 son soldados.

"Estamos aquí para restaurar el orden", exclamó. "Si la población quiere manifestarse de forma pacífica, si quieren ejercer sus derechos constitucionales serán bienvenidos, pero no pueden causar disturbios, no pueden incitar a la gente para que violen la ley, no pueden intimidar y usar la violencia contra nuestra gente", añadió.

BÚSQUEDA DE UNA SOLUCIÓN

Además, hoy comienza en el país una festividad de tres días por el Año Nuevo tailandés, y algunos de los manifestantes entregaron rosas rosas a los soldados como un símbolo de paz, explicó la BBC. Aun así, la dimisión de Abhisit es la principal demanda de estos, y han advertido que no abandonarán su protesta hasta que se cumpla.

"Intentaremos encontrar la mejor solución que podamos en los próximos días", indicó. En este sentido, el mandatario aseguró aun así que el 80 o el 90 por ciento de los manifestantes 100.000 manifestantes que crearon el caos en la capital con grandes manifestaciones de la semana pasada ahora ya no están.

También ha habido avisos después de que varios habitantes de Bangkok atacasen a algunos de los manifestantes, conocidos como 'camisas rojas' por su atuendo. Bajo el estado de emergencia, declarado este fin de semana, quedan prohibidas las reuniones de más de cinco personas, los medios pueden ser sometidos a censura y el Ejército puede ser desplegado para ayudar a la Policía a mantener el orden.

ACUSACIONES DE THAKSIN

Mientras, Thaksin, hablando desde Oriente Próximo también a la BBC, acusó al Ejército de mentir sobre los hechos ocurridos en la ciudad, y aseguró que no dispararon al aire sino que lo hicieron contra la población utilizando munición real. Esto se demuestra con la gran cantidad de gente que ha resultado herida, agregó.

"La situación de Tailandia es de brutal represión", opinó. Aun así, también quiso aclarar que sus llamamientos a sus seguidores para que iniciasen una "revolución", eran para que se llevase a cabo una "revolución pacífica". "Todos los manifestantes van con las manos vacías, con paz, piden una democracia real para todos", aseguró el ex primer ministro, aunque reconoció que ha tenido conocimiento de que algunos tenían palos.