Indígenas amazónicos rompen el diálogo con el Gobierno y llaman a la insurgencia

  • Lima, 15 may (EFE).- La mayor asociación indígena amazónica, que protagoniza desde el 9 de abril protestas en las regiones selváticas de Perú por la derogación de varios decretos, dio hoy por roto el diálogo con el Gobierno de Alan García y llamó abiertamente a la insurgencia.

Indígenas amazónicos rompen el diálogo con el Gobierno y llaman a la insurgencia

Indígenas amazónicos rompen el diálogo con el Gobierno y llaman a la insurgencia

Lima, 15 may (EFE).- La mayor asociación indígena amazónica, que protagoniza desde el 9 de abril protestas en las regiones selváticas de Perú por la derogación de varios decretos, dio hoy por roto el diálogo con el Gobierno de Alan García y llamó abiertamente a la insurgencia.

En una rueda de prensa convocada por varios líderes indígenas, el presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), Alberto Pizango, anunció que declaran "a los pueblos (amazónicos) en insurgencia contra el Gobierno de Alan García".

Esto significa "desobedecer al Presidente", hacer obligatorias las leyes ancestrales en los territorios amazónicos y considerar como una agresión "a cualquier fuerza externa que pretenda ingresar" en esos territorios.

Pizango dio por roto el diálogo que el pasado miércoles inició con el primer ministro, Yehude Simon, pues no ha apreciado "ninguna voluntad política" de resolver los problemas, ya que el Gobierno arguye que es el Congreso, y no éste, el que debe derogar varios decretos que los indígenas consideran lesivos para sus intereses.

Según los medios peruanos, las regiones amazónicas más remotas están sufriendo serios problemas de desabastecimiento debido a las movilizaciones, lo que está haciendo aumentar los precios de los alimentos y productos de primera necesidad.

Pizango reconoció que puede haber ciudadanos que no entiendan las razones del levantamiento, pero explicó que los pueblos amazónicos no luchan solo por la derogación de unos decretos, sino "para defender un modelo de vida".

La extracción de gas y petróleo, la tala de madera y el dragado de los ríos en busca de oro, que son las actividades contra las que se oponen los indígenas, "están destruyendo en pocos años estructuras sociales, costumbres y estrategias de convivencia que tienen miles de años".

Puso como ejemplo que la electricidad o el agua potable de poco sirven a los pueblos indígenas si traen aparejados problemas como "el alcoholismo, la prostitución y otras modernidades".

Aidesep y otras organizaciones han protagonizado en las últimas semanas diversas acciones de bloqueo de carreteras, ríos y hasta de aeropuertos provinciales, así como las operaciones de petroleras y gasísticas, que han requerido la intervención de la policía o de la Marina de Guerra.

El Gobierno se niega a dar a los indígenas poder de decisión en la concesión de licencias para explorar y explotar petróleo y gas, con el argumento de que el subsuelo es propiedad del Estado y de todos los peruanos, y no de las comunidades que allí viven.

Desde el pasado 9 de mayo, rige el estado de emergencia en varias localidades amazónicas de cuatro departamentos del este del país, una medida que también los indígenas piden que se levante.