Indígenas de la Amazonía peruana advierten que radicalizarán sus protestas

  • Lima, 7 may (EFE).- Los indígenas de la Amazonía peruana que iniciaron una protesta el 9 de abril para exigir la derogatoria de varios decretos considerados lesivos a sus derechos advirtieron hoy que se radicalizará la situación si no se solucionan sus reclamos.

Indígenas de la Amazonía peruana advierten que radicalizarán sus protestas

Indígenas de la Amazonía peruana advierten que radicalizarán sus protestas

Lima, 7 may (EFE).- Los indígenas de la Amazonía peruana que iniciaron una protesta el 9 de abril para exigir la derogatoria de varios decretos considerados lesivos a sus derechos advirtieron hoy que se radicalizará la situación si no se solucionan sus reclamos.

"Los pueblos ya dijeron hoy que le están dando (al Gobierno) 48 horas de plazo", dijo en una reunión con la prensa extranjera el presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep, coordinadora de las protestas), Alberto Pizango.

El líder indígena explicó que en ese plazo fijado, el primer ministro peruano, Yehude Simon, deberá instalar una mesa de diálogo con las organizaciones aborígenes, y que el Congreso deberá derogar los cuestionados decretos, algunos pendientes de un acuerdo logrado el año pasado.

En caso contrario, se radicalizará la protesta, a la que se sumarían además "otros sectores hermanos andinos para paralizar al país", avisó Pizango, aunque dijo que aún confía en que se solucionarán las demandas de las comunidades nativas.

Más de medio centenar de etnias amazónicas protestan contra varios decretos, entre ellos la nueva Ley Forestal y de Fauna Silvestre y la Ley de Recursos Hídricos, porque consideran que vulneran sus derechos a la propiedad y el control sobre sus propios recursos naturales.

Asimismo exigen que se les consulte sobre asuntos relativos a sus tierras, así como una reforma constitucional para restablecer el carácter inalienable, inembargable e imprescriptible de los territorios indígenas.

Como parte de estas protestas, los aborígenes cerraron tres estaciones de bombeo de la empresa estatal Petroperú y además han tomado un aeródromo y bloqueado varios ríos por donde se desplazan embarcaciones de petroleras, así como una carretera, detalló Pizango.

En la misma reunión con la prensa extranjera, Carlos Monge, coordinador para América Latina de Revenue Watch, una organización que promueve la transparencia y participación ciudadana en temas energéticos, manifestó que "es peligroso que la protesta pueda llegar a una radicalización".

El experto también explicó que los decretos cuestionados pretenden facilitar las concesiones de grandes proyectos forestales e industriales, varios de ellos vinculados a la explotación de hidrocarburos y la producción de biocombustibles en tierras de las comunidades indígenas.

"Es como la pelea por la última frontera para concesionar la Amazonía", remarcó Monge, al referirse a los territorios indígenas y las reservas naturales.

Monge mostró un documento de la estatal Perupetro, encargada de adjudicar las licitaciones petroleras, que revela que en 2004 el 15% de la Amazonía estaba concesionada para exploración o explotación de hidrocarburos, porcentaje que había subido al 68% en 2006 y que este año podría llegar al 76%.

El investigador peruano también enfatizó que existen dos problemas de fondo.

El primero, vinculado a si Perú está preparado para reconocer los derechos de las naciones y territorios indígenas sobre los recursos que hay en el subsuelo, en este caso los hidrocarburos.

El segundo, si Perú apostará por abastecer de combustible al resto del mundo, como China o la India, e indirectamente contribuir al calentamiento global, o por mantener las reservas forestales e hídricas que tiene el llamado "pulmón del mundo".