La FRAVM solicita retirar el actual mapa de ruido de Barajas al no incluir la colonia Santo Domingo

Pide estar presente en la aprobación de zonas acústicas y critica que el aeropuerto sea "a la vez, juez y parte" MADRID, 12 (EUROPA PRESS) La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) solicitó hoy la retirada del actual mapa de ruido del aeropuerto de Barajas al no reconocer como zona afectada la urbanización de Santo Domingo, en Algete, a pesar de que el Tribunal Supremo considera que sus vecinos soportan niveles de ruido "más allá de los límites aceptables". Por ello, exigió la participación, en estos órganos, de entidades ciudadanas, como contempla el Plan de Aislamiento Acústico y un mandato del Congreso de los Diputados aprobado el 18 de septiembre de 2007 con 299 votos a favor y uno en contra. La Federación entiende que hasta ahora "los órganos de control del aeropuerto son a la vez juez y parte". "Los constantes llamamientos dirigidos a las administraciones para que privilegien la garantía de la salud de los aproximadamente 500.000 vecinos afectados sobre los beneficios económicos que genera el aeródromo no han recibido respuesta. Ninguna de las muchas alegaciones presentadas por la Federación a las sucesivas ampliaciones han sido consideradas, recogidas ni respondidas", señaló. CONDENA A AENA No obstante, recordó que el pasado noviembre, el Tribunal Supremo condenó a AENA a indemnizar con 30.000 euros a cinco vecinos de Ciudad Santo Domingo, al concluir que el ruido provocado por el sobrevuelo de los aviones es "suficiente, por su entidad, naturaleza y duración, para generar molestias que lo trastornan más allá de los límites aceptables". Por ello, critica que, "lejos de considerar las determinaciones del máximo tribunal jurisdiccional, la administración y la entidad pública Aena no incluyeron siquiera la urbanización de Santo Domingo en el mapa de zonas afectadas por el ruido del tráfico aéreo". Dadas "las diferentes y evidentes deficiencias técnicas que contiene la actualización de los mapas de ruido del aeropuerto de Madrid-Barajas", la Federación solicitó en su alegación la inmediata retirada del documento y exigió al Gobierno que cumpla el mandato del Congreso de los Diputados del 18 de septiembre de 2007, "que insta a incorporar a las asociaciones más representativas de las poblaciones directamente afectadas, entre ellas la FRAVM, a la Comisión de Seguimiento Ambiental de las actuaciones de ampliación del Sistema Aeroportuario de Madrid (CSAM)". "Mientras el Ejecutivo no cambie la composición de los órganos de seguimiento y control de las ampliaciones del aeropuerto incorporando a las organizaciones que representan a los vecinos afectados todas las huellas acústicas que emitan carecen de valor, ya que los organismos que las realizan son, a la vez, juez y parte: AENA controla y mantiene el sistema de monitorización del ruido del aeropuerto, emitiendo los informes que remite a la comisión de vigilancia que dirige y controla junto con la Dirección General de Aviación Civil y el Ministerio de Medio Ambiente", indicaron los vecinos. Así, criticaron que la Administración central lleva más de 10 años "mirando a otro lado", por un problema que, según sus datos, afecta la salud de los más de 500.000 madrileños afectados por el ruido y la contaminación atmosférica de Barajas. "El contumaz bloqueo a la participación de las asociaciones vecinales en los órganos de control demuestra que, para el Gobierno, las consecuencias sobre la salud de los vecinos del tráfico aéreo son un 'mal menor' que los elevados beneficios económicos justifican", denunció el portavoz de Medio Ambiente de la FRAVM, Andrés Martínez. "El grave error de Estado que supone las ampliaciones del aeropuerto sólo se resolvería parcialmente con el cumplimiento íntegro del Plan de Aislamiento Acústico y con el cierre nocturno del aeropuerto", concluyó.