La protesta de los trabajadores encerrados en la Macarena se amplía con la llegada de más proveedores

El constructor afirma que interpondrá una demanda para la reclamación de la cantidad a los promotores por vencimiento de pago

SEVILLA, 11 (EUROPA PRESS)

El grupo de trabajadores que permanece encerrado desde el pasado jueves 7 de mayo en un edificio de viviendas ubicado en el número 2 de la calle Florencio Quintero, en la barriada sevillana de la Macarena, en señal de protesta por el impago por parte de la constructora de una cantidad cercana a los 300.000 euros, se ha visto ampliado con la llegada de más proveedores.

En este sentido, el portavoz de los afectados, Manuel Paraíso, precisó a Europa Press que a los trabajadores ya agrupados y encerrados se han unido profesionales de gremios como el aluminio o el mármol, razón por la cual la cantidad que se adeuda a los congregados por parte de la constructora "superaría ya los 600.000 euros".

En este sentido, los empleados aseguraron que seguirán en el lugar del encierro hasta que se encuentre una solución satisfactoria para sus intereses --tienen una reunión mañana con la promotora de las obras--, puesto que "ni estamos allanando morada, porque aquí no vive nadie, ni estamos destrozando nada ni armando escándalo".

Los proveedores, asimismo, aseguran que, pese al tira y afloja mantenido entre propiedad y constructora --la primera asegura haber pagado el 95 por ciento de la obra y la segunda dice no haber recibido ese dinero--, responsabilizan al constructor (Pevisa) de lo sucedido, al ser la entidad con la que se ha firmado el contrato.

Por parte de la constructora, el gerente de Pevisa, José Villarán, explicó a Europa Press que va a dirimir el asunto por vía contenciosa, puesto que va a interponer una demanda para la reclamación de la cantidad a los promotores por vencimiento de pago. En este sentido, el constructor negó la existencia de impagos, puesto que "lo único existente es la devolución de un pagaré a un pintor, que le fue cambiado por dinero en metálico".

Asimismo, dio cuenta de la no terminación de los trabajos y la consiguiente liquidación, señalando que tiene documentación para refutar "todas" las acusaciones que desde el colectivo de trabajadores encerrados se están formulando en su contra.

El promotor de las viviendas, Jaime Quintero, ya aseguró por su parte a Europa Press que está al día de los pagos con el constructor. "Somos los principales interesados en acabar con el problema, porque queremos recibir nuestros pisos. Pero no es responsabilidad nuestra, ya que hasta ahora hemos pagado todo lo que nos ha reclamado el constructor", comentó Quintero.