Manifestantes entran en el Ministerio del Interior tailandés

Manifestantes entran en el Ministerio del Interior tailandés

Manifestantes entran en el Ministerio del Interior tailandés

Por Alan Raybould

BANGKOK (Reuters) - Las tropas tailandesas dispararon al aire mientras los manifestantes antigubernamentales entraron a la fuerza en el Ministerio del Interior el domingo, después de que el primer ministro Abhisit Vejjajiva declarara el estado de excepción en la capital.

El coche del primer ministro fue rodeado por manifestantes, que lo golpearon con palos y porras, pero la televisión mostró que el mandatario abandonaba el recinto.

Horas después, Abhisit dijo a los manifestantes que pusieran fin a las protestas o que se enfrentarían a acciones más duras.

"Os queremos pedir que os detengáis". "Si es necesario el Gobierno adoptará las medidas permitidas en el decreto de emergencia, para restaurar la paz en la nación", dijo en un discurso televisado.

Un periodista de Reuters en el lugar indicó que los soldados inicialmente no intervinieron para detener a los manifestantes que entraban en el edificio pero después dispararon al aire para evitar que otros se les unieran.

Los últimos disturbios se producen un día después de que manifestantes leales al ex primer ministro Thaksin Shinawatra entraran en el recinto en el que se iba a celebrar una cumbre de líderes asiáticos en una localidad turística tailandesa y obligara a cancelar la cita, minando seriamente la confianza del Gobierno.

Decenas de manifestantes ataviados con camisetas rojas se concentraban en una zona alrededor de la sede de la policía, según testigos. Algunos inhabilitaban dos tanques mientras otros bailaban encima de los vehículos policiales.

Algunos testigos también vieron tanques en el Ministerio de Exteriores. Un portavoz del Ejército dijo en televisión que la población no debería alarmarse ante la presencia de tales vehículos, que no era un golpe de estado, sino parte de las medidas de seguridad ordenadas por el Gobierno.

El número de manifestantes ante la Casa de Gobierno de Abhisit, el centro de las protestas desde finales de marzo, aumentó a unas 4.000 personas a media tarde, dijo un periodista de Reuters.

DECLARACIÓN DE GUERRA

Los líderes del Frente Unido para la Democracia contra la Dictadura (UDD), una organización pro-Thaskin, dijeron que habían "arrestado" a uno de los guardias de seguridad del primer ministro y le estaban tratando de heridas en la cabeza. Un periodista de Reuters vio su placa, confirmando que era parte de la escolta de Abhisit.

En unas declaraciones sobre un escenario poco antes de que se anunciara el estado de excepción, Jakrapob Penkair, líder del UDD había advertido contra el mismo y afirmó que Abhisit debería dimitir.

"Si se declara un estado de excepción, el movimiento de las camisetas rojas considerará las acciones del Gobierno como una declaración de guerra contra el pueblo de Tailandia".

"Tratarán de dispersar a la multitud, pero continuaremos en la Casa de Gobierno. Iniciaremos una guerra de personas. Esta declaración es la guerra contra el pueblo tailandés".

En un discurso semanal ante el país, Abhisit había anunciado que se estaban preparando órdenes de arresto contra los responsables de los últimos disturbios en la prolongada crisis política.

La policía dijo que había arrestado a Arismun Pongreungrong, un popular cantante que fue una figura importante del asalto contra el recinto de la cumbre en el pueblo de Pattaya, y que lo mantenía detenido en una comisaría de policía en el norte de Bangkok.

Abhisit sufrió una humillación política cuando la cumbre que había presentado como una señal del regreso del país a la normalidad tuvo que ser cancelada después de que manifestantes vestidos con camisetas rojas entraran en el recinto de la reunión, y obligaran a evacuar a los líderes asiáticos en helicóptero.

"Ayer fue un día realmente vergonzoso para nuestro país, que ha visto destruída su imagen internacional", dijo el diario Bangkok Post en una editorial en primera plana.

Los partidarios de Thaksin dicen que Abhisit sólo se convirtió en primer ministro debido a una elección parlamentaria manipulada por el Ejército. Ellos quieren nuevas elecciones, en las que serían los favoritos para ganar.