Otro sector indígena de la amazonía rechaza la declaratoria de insurgencia

  • Lima, 15 may (EFE).- La Conferencia de Nacionalidades Amazónicas de Perú (Conap) llamó hoy a las comunidades nativas a rechazar la convocatoria de insurgencia realizada por la mayor asociación indígena de la selva, luego de que ésta rompiera el diálogo con el Gobierno.

Lima, 15 may (EFE).- La Conferencia de Nacionalidades Amazónicas de Perú (Conap) llamó hoy a las comunidades nativas a rechazar la convocatoria de insurgencia realizada por la mayor asociación indígena de la selva, luego de que ésta rompiera el diálogo con el Gobierno.

En declaraciones a la agencia estatal Andina, el presidente de la Conap, Óscar Oseas, señaló que la medida anunciada esta mañana por la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) no representa el espíritu de los pueblos nativos.

El presidente de Aidesep, Alberto Pizango, anunció hoy que su asociación, que protagoniza desde el 9 de abril protestas en la selva por la derogación de varios decretos, daba por roto el diálogo con el Ejecutivo y declaró "a los pueblos (amazónicos) en insurgencia contra el Gobierno de Alan García".

"Nosotros no compartimos este llamado a la insurgencia, lo rechazamos enérgicamente porque va en contra de nuestro espíritu; ya hay una mesa de diálogo y creemos que tenemos que apostar porque sea en este espacio democrático donde se encuentren las soluciones a nuestras demandas", respondió Oseas al anuncio de Pizango.

Precisamente, la Conap estuvo presente en las conversaciones con el Gobierno y llegó a algunos acuerdos con el Ejecutivo, a diferencia de Aidesep que mantuvo una actitud reacia al diálogo.

Según el líder de Aidesep, la insurgencia significa "desobedecer al Presidente", hacer obligatorias las leyes ancestrales en los territorios amazónicos y considerar como una agresión "a cualquier fuerza externa que pretenda ingresar" en esos territorios.

La defensoría del pueblo peruana, por su parte, hizo hoy un llamado a las poblaciones para que mantengan la tranquilidad, y señaló que no existen razones para apelar a la insurgencia.

"No estamos ante un gobierno usurpador ni se ha cometido una gravísima violación de la Constitución", explicó la defensora del pueblo, Beatriz Merino, señalando los motivos que justificarían la aplicación del precepto constitucional de insurgencia.

El artículo 46 de la Constitución peruana señala que la población civil tiene el derecho de insurgencia en defensa del orden constitucional.

El Congreso peruano también emitió hoy un comunicado en el que rechaza este llamado y reafirma su disposición al diálogo con los nativos, aunque añade que la intención de éstos de derogar los decretos "no tiene fundamento alguno".

Aidesep y otras organizaciones han protagonizado en las últimas semanas diversas acciones de bloqueo de carreteras, ríos y hasta de aeropuertos provinciales, así como las operaciones de petroleras y gasísticas, que han requerido la intervención de la policía o de la Marina de Guerra.

El Gobierno se niega a dar a los indígenas poder de decisión en la concesión de licencias para explorar y explotar petróleo y gas, con el argumento de que el subsuelo es propiedad del Estado y de todos los peruanos, y no de las comunidades que allí viven.

Desde el pasado 9 de mayo, rige el estado de emergencia en varias localidades amazónicas de cuatro departamentos del este del país, una medida que también los indígenas piden que se levante.