Pagazaurtundua y Uriarte ven con "esperanza" la situación política en el País Vasco

  • Pamplona, 1 abr (EFE).- La actual situación política del País Vasco ha centrado hoy un coloquio celebrado en Pamplona en el que Maite Pagazaurtundua y Teo Uriarte han hablado con "esperanza" de la nueva situación que se está fraguando en la Comunidad Autónoma Vasca tras las pasadas elecciones autonómicas del 1 de marzo.

Pamplona, 1 abr (EFE).- La actual situación política del País Vasco ha centrado hoy un coloquio celebrado en Pamplona en el que Maite Pagazaurtundua y Teo Uriarte han hablado con "esperanza" de la nueva situación que se está fraguando en la Comunidad Autónoma Vasca tras las pasadas elecciones autonómicas del 1 de marzo.

La actualidad política que ha traído un cambio de Gobierno en el País Vasco y el pacto entre socialistas y populares que llevará a la presidencia del Ejecutivo al socialista Patxi López ha dominado el encuentro en la capital navarra, aunque ambos han explicado en declaraciones a Efe su parecer antes de la charla organizada por la Unión de Guardias Civiles.

"Un paso necesario y previo a la desaparición del terrorismo" es el modo en el que la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, ha definido el "cambio histórico" que se ha producido en el País Vasco cuyo antecedente ha sido "un gobierno agotado que no ha sabido defender a todos los ciudadanos perseguidos".

"Todos tenemos ganas de explicar qué esperanzas tenemos y en qué pensamos que se va a poder trabajar en el campo educativo y en el campo de los derechos humanos", y ha añadido que tiene la impresión de que ahora "las instituciones van a liderar un discurso que ayudará a la gente a ser más valiente y superar esa epidemia del miedo".

Desde la Fundación para la Libertad Teo Uriarte ha señalado que el cambio político en el País Vasco es algo fraguado desde hace bastante tiempo cuyo origen se encuentra en "la denuncia realizada por los movimientos cívicos que a finales de los 90 se produjeron en el País Vasco y que despertaron la conciencia de la situación".

Unos movimientos que para Uriarte sirvieron para aclarar que el PNV "no era solución al problema vasco, sino parte del problema" y que era necesaria "la unidad de los constitucionalistas frente al nacionalismo dominante y opresivo para dar una solución política en Euskadi".

Uriarte también ha hablado sobre el PP, un partido que deja de ser "exclusivamente un objeto de acusación y el chivo expiatorio de todos los problemas de la política española, para convertirse en un partido necesario para la gobernabilidad".

Así, esta experiencia "positiva" del acuerdo ya rubricado, ha deducido, "debería trasladarse al resto de España para solucionar los problemas que hoy existen y los que la crisis económica va a destapar, como una organización territorial muy compleja e ineficaz, un peso excesivo del funcionariado en la economía española y la enorme dificultad de consensuar los grandes proyectos".

Respecto a la repercusión que el cambio político tendrá en Navarra ambos coinciden en que será "positivo", que se logrará "una repercusión buena porque la presión nacionalista sobre la Comunidad foral que desde la CAV se producía se relajará", ha sostenido Uriarte.

Para éste "las relaciones serán cómodas y amistosas porque ambas comunidades son constitucionalistas y democráticas", mientras que ella ha centrado su opinión en que "el fanatismo de la identidad terrorista de ETA, que en la CAV es un foco poderoso de fanáticos, mejorará si hacemos frente a la cultura de la violencia, con lo que seguro que tendrá una influencia positiva".

Al margen de la actualidad, ambos han respondido a una de las cuestiones planteadas en el coloquio: ¿Es eficaz la acción ciudadana contra los fanáticos terroristas?

"Por supuesto", ha respondido Uriarte, tras concluir que sin la labor de denuncia de movimientos cívicos, los partidos políticos no hubieran comprendido la naturaleza del nacionalismo vasco.

"Yo creo que fue el Foro de Ermua el que denunció una situación de la cual no eran sólo responsables los partidos nacionalistas, sino también los no nacionalistas que asumían como natural una situación absolutamente opresiva", por ello ha subrayado que "es evidente que para la desaparición del terrorismo hace falta una cultura ciudadana y una movilización frente a esas arbitrariedades".

Por su parte, Pagazaurtundua ha defendido la importancia, "mucho más de lo que la gente suponía", de la aportación de los movimientos ciudadanos contra los fanáticos, pues "cuando algunas personas empezaron a salir a la calle a decir 'no más muertes' no se entendía y ha sido largo el camino hasta llegar a lo que tenemos hoy".

Así, "la acción policial se ha perfeccionado, al igual que la acción judicial", y ha valorado "el camino en la conciencia social que ha sido llevado por personas jóvenes que, cuando empezaron a seguir una conciencia democrática, lo hicieron con todo en contra y sin embargo se está venciendo al horror".

Los ponentes también han querido dar respuesta a otra de las cuestiones planteadas para la conferencia centrada en si falla el liderazgo de los poderes públicos, ante lo que Uriarte ha esgrimido que "España es una democracia joven en la que los partidos políticos tienen mucho poder y las instituciones poco comparado con ellos".

Asimismo, ha hablado de un poder Judicial "muy supeditado a la políticas" y de un Legislativo "que no es de ciudadanos selectos, sino de partidos políticos elegidos", algo que se deriva de "un problema estructural" que demanda "unas instituciones fuertes porque el partidismo está siendo el cáncer de la democracia política".

Además, ambos se han pronunciado sobre la huelga general convocada para el próximo 21 de mayo por los sindicatos nacionalistas del País Vasco y Navarra, para ellos una bienvenida al nuevo lehendakari que a Uriarte no ha sorprendido "demasiado", pues "es muy sintomático que se produzca esta reacción por parte del sindicalismo vasco".

Al respecto ha mostrado su deseo de que "desde determinadas concepciones de izquierdas, que contemplaban el nacionalismo como una opción democrática, empiecen a observar sus grandes semejanzas con movimientos muy conservadores y reaccionarios que existieron en Europa en los años 30 del siglo pasado".

Pagazaurtundua se ha mostrado más contundente y ha considerado que "quien realice una huelga general para intentar frenar un proceso de libertades públicas, de pluralidad democrática y de transformación política está marcando su propio final y su miseria moral".

Así, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo ha concluido que esta iniciativa "no va a salir bien", pues "tengo la sensación de que la sociedad vasca no está en eso. La sociedad vasca les va a dar la espalda porque lo que quiere es tirar para adelante y ahora tenemos una oportunidad para hacer un cambio".