Tensa calma en Conakry tras la violenta represión policial de la oposición

  • Dakar.- Una tensa calma se mantiene en Guinea, donde el gobierno militar encabezado por el capitán Moussa Dadis Camara declaró hoy dos días de luto nacional tras la muerte de al menos, 160 personas en la represión policial de una concentración de la oposición política el pasado lunes.

El Jefe de la Junta Militar dice que el Ejército lo desbordó en la masacre del lunes

El Jefe de la Junta Militar dice que el Ejército lo desbordó en la masacre del lunes

Tensa calma en Conakry tras la violenta represión policial de la oposición

Tensa calma en Conakry tras la violenta represión policial de la oposición

Dakar.- Una tensa calma se mantiene en Guinea, donde el gobierno militar encabezado por el capitán Moussa Dadis Camara declaró hoy dos días de luto nacional tras la muerte de al menos, 160 personas en la represión policial de una concentración de la oposición política el pasado lunes.

En una alocución esta madrugada por la televisión pública guineana, que es captada en Dakar, Camara anunció también la prohibición de "toda concentración de tipo subversivo" e instó al país a evitar "actos que conculquen el orden público".

El jefe de la junta militar guineana pidió a los líderes eclesiásticos musulmanes y cristianos, los dirigentes políticos y los responsables de la sociedad civil que eviten "cualquier declaración y actos susceptibles de provocar desordenes e inestabilidad".

Camara, que en una entrevista con la radio privada senegalesa RFM responsabilizó ayer, martes, a la oposición de las muertes causadas por las fuerzas de seguridad, mostró hoy su "pesar" por la violenta represión de una concentración de la oposición en el estadio "28 de Septiembre" de Conakry, la capital guineana.

El militar anunció una "investigación" de los hechos, tal como exige la oposición, que ha acusado a las fuerzas de seguridad, especialmente a la Guardia Republicana -un cuerpo policial que depende directamente de la Presidencia- de violaciones de los derechos humanos, incluidos agresiones sexuales contra mujeres que participaban en la manifestación.

Antes de su discurso por televisión, Camara visitó anoche a algunos de los heridos durante la carga policial que fueron ingresados en dos hospitales de Conakry y, según medios oficiales locales, tenía previsto entrevistarse con miembros de la oposición.

Según la Organización Guineana de Defensa de los Derechos Humanos, la represión de la manifestación causó más de 1.250 heridos.

La ONG denunció también casos de violaciones de mujeres y otros "actos bárbaros" cometidos por los efectivos de los servicios de seguridad, que según demandó el ex primer ministro guineano François Louceny Fall, "deben comparecer ante el Tribunal Penal Internacional" (TPI).

"Las atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad son comparables a los crímenes contra la humanidad perpetrados entre 2002 y 2003 en la República Centroafricana por los rebeldes del Movimiento de Liberación de Congo liderado por Jean Pierre Bemba", dijo Fall.

Según Fall, "tal como Bemba, que está siendo juzgado por el TPI por violaciones de los DDHH, los responsables de la masacre en Conakry se merecen el mismo trato".

Varias organizaciones regionales y de defensa de los derechos humanos han expresado opiniones similares a la del líder opositor guineano.

El Encuentro Africano para la Defensa de los Derechos Humanos (Raddho) exigió una comisión de investigación internacional para aclarar lo que calificó de "graves violaciones de los derechos humanos que no pueden quedarse impunes".

La Unión Africana (UA), que suspendió a Guinea después del golpe de Estado del 23 de diciembre pasado que llevó al poder a Camara, ha condenado los hechos y anunció que considerará una imposición de sanciones al país.

A su vez, la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), condenó la violencia policial, exigió la puesta en libertad de los detenidos y reclamó una investigación internacional conjuntamente con la Unión Africana y la Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En contra de lo prometido tras el golpe de estado que lo llevó al poder, Camara pretende ahora presentarse a las próximas elecciones a la Presidencia, mientras la oposición asegura que no aceptará "de ninguna manera" candidaturas de miembros de la Junta militar.

Los partidos, las organizaciones de Derechos Humanos y la sociedad civil guineana han condenado la represión desatada por el régimen golpista, al igual que la comunidad internacional, que ha pedido un regreso pacífico a la democracia y sin candidaturas de los militares.

Entretanto, los familiares de los muertos en la represión exigen que la Junta entregue los cadáveres, que fueron retirados por las tropas del estadio "28 de Septiembre", a fin de darles una "sepultura digna".

Por su parte, los dirigentes religiosos han anunciado la celebración de jornadas de oración a partir de hoy y hasta el viernes en todas las mezquitas e iglesias del país.