Tropas avanzan hacia manifestantes apostados cerca del palacio gubernamental

  • Bangkok, 14 abr (EFE).- Tropas tailandesas avanzaron hoy hacia los miles de manifestantes antigubernamentales acampados cerca de la sede del Gobierno, horas después de que los choques entre soldados y activistas dejaran al menos dos muertos y 103 heridos.

Tropas rodean a los manifestantes acampados cerca de la sede del Gobierno

Tropas rodean a los manifestantes acampados cerca de la sede del Gobierno

Tropas avanzan hacia manifestantes apostados cerca del palacio gubernamental

Tropas avanzan hacia manifestantes apostados cerca del palacio gubernamental

Bangkok, 14 abr (EFE).- Tropas tailandesas avanzaron hoy hacia los miles de manifestantes antigubernamentales acampados cerca de la sede del Gobierno, horas después de que los choques entre soldados y activistas dejaran al menos dos muertos y 103 heridos.

Fuerzas combinadas del Ejército y la Policía han traspasado el perímetro de seguridad situado alrededor de los 6.000 activistas, que se preparan para la batalla campal con las fuerzas de seguridad.

Según la radio tailandesa, pronto comenzarán a efectuar disparos al aire y emplear gas lacrimógeno para dispersarles.

Los soldados, pertrechados con escudos y porras, han pedido a los residentes que no salgan de sus casas antes de que comience la operación para disolver las protestas, mientras camiones blindados cargados de tropas siguen llegando al lugar, cerrado a cal y canto a los transeúntes.

Para contrarrestar a los vehículos Humvee de los militares, los activistas han colocado de barricadas árboles arrancados, incendiado autobuses y neumáticos, y acumulan cócteles Molotov, piedras y ladrillos para lanzarlos hacia los soldados, según testigos.

A última hora de ayer, dos civiles perdieron la vida por disparos de los manifestantes en una zona próxima al palacio gubernamental, y otras nueve personas fueron heridas por impacto de bala.

Durante la jornada, las tropas abrieron fuego en varias ocasiones para disolver a los grupos de "camisas rojas" repartidos por todo el casco viejo de Bangkok, en cumplimiento del estado de excepción que rige desde el domingo en la zona metropolitana y cinco provincias de los alrededores.

Las autoridades han reforzado el control de carreteras, puertos y aeropuertos para evitar que sean tomados por los opositores, tal y como sucedió el pasado diciembre con los detractores de Shinawatra, que ocuparon la sede del Gobierno y los dos aeropuertos capitalinos.

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, declaró de madrugada que la situación está casi bajo control y reiteró su llamamiento para que la población coopere en el restablecimiento del orden.

Los soldados salieron a la calle el domingo en Bangkok, al día siguiente de que las protestas obligaran a cancelar una cumbre de líderes asiáticos en Pattaya.

Tailandia vive desde hace tres años una profunda crisis política motivada por la pugna entre partidarios y detractores de Shinawatra, derrocado por un golpe de Estado en 2006.