Al menos 27 muertos en atentados en Afganistán

KANDAHAR, Afganistán (Reuters) - Al menos 27 personas, la mayoría de ellas civiles y un alcalde provincial, fueron asesinados en una serie de atentados en Afganistán el lunes, dijeron las autoridades.

La violencia ha aumentado recientemente en Afganistán pese al creciente número de tropas de la OTAN y Estados Unidos, más de siete años después de que las fuerzas afganas apoyadas por el país norteamericano derrocaran a los talibanes islamistas.

En el incidente más sangriento del lunes, 12 civiles - cuatro mujeres, dos niños y ocho hombres - murieron al explotar una bomba junto a una carretera por la que iban en tractor en el distrito de Shamolzai, en la provincia sureña de Zabul, dijo Mohammad Wazir, jefe del distrito.

"Fue una mina colocada por los talibanes", dijo a Reuters.

Un poco más tarde, los talibanes emboscaron a un convoy de una firma de seguridad en otra área de Zabul, causando la muerte de seis guardias y dos civiles, dijo Ghulam Jailani, oficial de alto rango de la policía provincial.

Además, un alcalde provincial fue uno de los siete muertos que causó un adolescente que se inmoló en la puerta de un edificio del Gobierno municipal en la provincia oriental de Laghman, dijo el Ministerio del Interior.

Tres guardaespaldas y tres civiles fueron asesinados junto al alcalde Mohammad Rahim, dijo el ministerio.

Un portavoz de la oficina del gobernador provincial, Sayed Ahmad Sopai, dijo que 10 personas resultaron heridas, entre ellas tres mujeres. El suicida fue identificado como un adolescente de 14 años de la provincia de Paktika, más al sur del país.

Hasta el momento, ningún grupo se adjudicó la responsabilidad por los ataques. Los talibanes frecuentemente ejecutan atentados suicidas contra edificios gubernamentales dentro de su campaña por expulsar a las fuerzas extranjeras de Afganistán.

El grupo extremista extendió el tamaño y la amplitud de sus actividades y ha perpetrado un número de ataques de alto perfil en las principales ciudades desde el año pasado.

Para combatir la insurgencia talibán, Estados Unidos planea duplicar con creces sus fuerzas este año, de 32.000 a 68.000. Otros países occidentales tienen alrededor de 30.000 tropas en Afganistán.