Colombia destruye sus últimas bombas tipo racimo

  • Bogotá, 7 may (EFE).- La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) destruyó hoy las últimas bombas tipo racimo, en cumplimiento al Tratado de Oslo, que prohíbe la utilización, fabricación, comercialización y almacenamiento de este tipo de armas.

Bogotá, 7 may (EFE).- La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) destruyó hoy las últimas bombas tipo racimo, en cumplimiento al Tratado de Oslo, que prohíbe la utilización, fabricación, comercialización y almacenamiento de este tipo de armas.

La destrucción de las últimas dos bombas se realizó en una ceremonia especial en la base del Grupo Aéreo del Oriente en la base de la FAC en la localidad de Marandúa, departamento de Vichada, este del país, fronterizo con Venezuela.

El Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos y los altos mandos militares, encabezaron el acto de destrucción de estos artefactos.

Un comunicado de la FAC señaló que tan solo cinco meses después de haber suscrito el convenio, esa fuerza "recolectó las 41 bombas tipo racimo 'CB-250 K' que tenía en las diferentes unidades y las trasladó a esta base".

En enero pasado la FAC inició la tarea de recolectar este material en las diferentes unidades aéreas del país.

En Marandúa, esas bombas "se han venido destruyendo con todos los protocolos de seguridad".

Las bombas tipo racimo eran utilizadas en Colombia para la destrucción de pistas clandestinas del narcotráfico y para atacar campamentos rebeldes.

En adelante, anunció la FAC, se emplearán bombas que fabrica en el país la Industria Militar (Indumil), de tipo convencional, de menor precio, y cumplirán las mismas tareas.

Según la fuente, son bombas de 125, 250 y 500 libras, con mayor precisión.

El Tratado de Oslo fue suscrito en diciembre de 2008 y Colombia fue el primer país latinoamericano en firmarlo y también el primero en cumplir el compromiso para destruir esas armas.