Delincuentes roban armas de un batallón y un edificio de tribunales en Brasil

  • Sao Paulo, 9 mar (EFE).- Un batallón del Ejército brasileño y un edificio de tribunales fueron asaltados hoy por delincuentes que se llevaron algunas armas guardadas en esos lugares, con lo cual son ya tres los robos de ese tipo registrados en el país en los últimos cinco días, informaron medios locales.

Delincuentes roban armas de un batallón y un edificio de tribunales en Brasil

Delincuentes roban armas de un batallón y un edificio de tribunales en Brasil

Sao Paulo, 9 mar (EFE).- Un batallón del Ejército brasileño y un edificio de tribunales fueron asaltados hoy por delincuentes que se llevaron algunas armas guardadas en esos lugares, con lo cual son ya tres los robos de ese tipo registrados en el país en los últimos cinco días, informaron medios locales.

El hecho más grave ocurrió esta madrugada en el Sexto Batallón de Infantería Leve, situado en la ciudad de Caçapava, a 120 kilómetros de Sao Paulo, donde los delincuentes se apoderaron de siete fusiles de uso privativo del ejército, según el canal de noticias Globonews.

El ejército, sin embargo, se abstuvo de confirmar la cantidad de armas sustraídas.

Según las primeras informaciones, una soldado que estaba de guardia fue herida con un golpe de fusil en la cabeza y se recupera en un hospital de Caçapava.

El otro caso se presentó en la ciudad de Imperatriz, en el estado amazónico de Maranhao, donde ocho juzgados del Foro Municipal de Justicia fueron asaltados por desconocidos.

Los asaltantes se llevaron sólo las armas que se encontraban en las dependencias, algunas de las cuales eran usadas para la seguridad interna y otras habían sido confiscadas en operativos policiales, según el mismo canal.

La cantidad de armas robadas en Imperatriz tampoco fue divulgada oficialmente.

El pasado jueves, diez hombres penetraron en un centro privado de entrenamiento de tiro en la ciudad de Riberao Pires, región metropolitana de Sao Paulo, de donde se llevaron 89 pistolas, 22 fusiles y munición.

Inicialmente, las autoridades habían contabilizado 12 fusiles y 40 pistolas, pero en las investigaciones constataron que el número de armas robadas fue mayor.

El centro de entrenamiento, utilizado por empresas privadas de seguridad, la policía y el ejército, forma parte de un complejo de la Compañía Brasileña de Cartuchos, la mayor fabricante latinoamericana de municiones.