El Ejército israelí se prepara para una ofensiva aérea contra instalaciones nucleares en Irán

LONDRES, 18 (EUROPA PRESS)

El Ejército israelí se está preparando ante la posibilidad de que el Gobierno dé luz verde a una ofensiva aérea a gran escala contra las instalaciones nucleares de Irán, según adelantaron fuentes de Defensa hebreas al diario británico 'The Times'.

Entre los pasos adoptados por las Fuerzas de Defensa israelíes se encuentra la adquisición de tres aviones AWAC y la realización de simulacros de ataques. Las fuentes calculan que, en caso de que finalmente se produzca la ofensiva, Israel intentaría alcanzar más de una decena de objetivos, entre ellos convoyes en movimiento. En cuanto a los puntos exactos de estos lanzamientos, destacan las centrifugadores capaces de producir uranio de Natanz, los almacenes de gas de Esfahan o el reactor hidráulico de Arak.

"Israel quiere saber que si sus fuerzas reciben la luz verde podrían atacar Irán en cuestión de días, o incluso en horas. Están haciendo preparaciones a cada nivel para esta eventualidad", afirmó un alto oficial de defensa bajo el anonimato. Según destacó, la intención de Tel Aviv es mandar a Irán el mensaje de que "la amenaza no son simples palabras".

Otra fuente de los servicios de inteligencia subrayó que "Israel no lanzaría la amenaza sin una fuerza detrás". "Ha habido movimientos recientes, numerosos preparativos sobre el terreno, que indican el deseo de Israel de actuar", aseveró.

APROBACIÓN DE WASHINGTON

Sin embargo, matizó que el Ejecutivo hebreo previsiblemente no comenzaría una operación de este tipo sin el apoyo de la administración de Estados Unidos, que precisamente ha inaugurado un nuevo tono en sus relaciones con Irán. No en vano, un ataque contra Irán implicaría cruzar el espacio aéreo de Jordania e Irak, donde existe una fuerte presencia de las fuerzas norteamericanas.

Los aviones hebreos deberían recorrer alrededor de 1.400 kilómetros, una distancia ya alcanzada durante unas maniobras de entrenamiento que involucraron el año pasado a aviones F15 y F-16, helicópteros y aeronaves de repostaje. Los analistas israelíes ya comparan este posible ataque con el realizado en 1981 contra la central nuclear de Osirak, cerca de Bagdad, y que quedó destruida en menos de 100 segundos sin que se produjese ninguna baja en el bando israelí.