El príncipe Naruhito inicia una visita oficial a Vietnam

  • Hanoi, 10 feb (EFE).- El príncipe Naruhito de Japón inició hoy una visita oficial de una semana a Vietnam, que las autoridades vietnamitas esperan siva para reanudar el flujo de la ayuda al desarrollo que Tokio cortó en diciembre por un escándalo de corrupción.

Hanoi, 10 feb (EFE).- El príncipe Naruhito de Japón inició hoy una visita oficial de una semana a Vietnam, que las autoridades vietnamitas esperan siva para reanudar el flujo de la ayuda al desarrollo que Tokio cortó en diciembre por un escándalo de corrupción.

Naruhito fue recibido por el presidente de Vietnam, Nguyen Minh Triet, en el palacio presidencial de Hanoi, después de que depositara una ofrenda floral en la tumba del líder comunista Ho Chi Minh, el padre del actual Estado vietnamita.

Por la tarde, el príncipe japonés visitará un colegio para ciegos que se financia en parte con ayuda de Japón.

La agenda de Naruhito también contiene un recorrido por la zona industrial de Hanoi y un desplazamiento hasta la ciudad de Hoi An, en la región central de Vietnam, donde radica una numerosa comunidad empresarial japonesa, según la embajada de Japón.

El Gobierno de Tokio anunció el pasado diciembre la suspensión temporal de la concesión de ayuda oficial al desarrollo a Vietnam hasta que ambas naciones alcanzasen un acuerdo "efectivo y significativo" para combatir la corrupción.

La medida se adoptó después de que en noviembre un ex directivo de una empresa de asesoría declarase en un juzgado japonés que pagó sobornos a funcionarios vietnamitas que supervisaban un proyecto de obras públicas financiado por Japón.

La ayuda oficial al desarrollo de Japón a Vietnam alcanzó los 1.100 millones de dólares (845,6 millones de euros) en 2007, cantidad que representó el 20 por ciento del total del dinero que por este concepto recibió la antigua nación indochina.

La suspensión no impidió que ambos países firmasen el día de Navidad un tratado de libre comercio que casi elimina las barreras arancelarias, y que los parlamentos nacionales tendrán que ratificar para que entre en vigor en 2009.