El Reino Unido inicia hoy oficialmente la retirada de Irak

  • Londres, 31 mar (EFE).- Las fuerzas británicas inician hoy oficialmente su retirada de Irak, operación que se completará a partir del 31 de mayo cuando el grueso del contingente militar del Reino Unido en Basora (sur del país) comience la vuelta a casa.

Londres, 31 mar (EFE).- Las fuerzas británicas inician hoy oficialmente su retirada de Irak, operación que se completará a partir del 31 de mayo cuando el grueso del contingente militar del Reino Unido en Basora (sur del país) comience la vuelta a casa.

El inicio de la retirada lo marcará la ceremonia en la que el general británico a cargo de la presencia militar en la zona, Andy Salmon, entregará el control a un general estadounidense, Michael Oates, que dirigirá a partir de ahora una división multinacional.

En declaraciones a la cadena pública BBC, el general Salmon se declaró satisfecho por la tarea desarrollada por las tropas británicas desde la invasión de Irak en marzo de 2003.

"Hemos ayudado a conseguir una situación de seguridad, hemos establecido las condiciones para un desarrollo social y económico, y creo que podemos irnos con la cabeza alta", declaró el militar.

El Reino Unido tiene un contingente de 4.100 soldados en el sur de Irak, un 90 por ciento de los cuales iniciarán su regreso a casa el 31 de mayo, fecha fijada por el Gobierno de Londres para declarar concluidas las operaciones de combate.

Se espera que en el mes de julio sólo permanezca en el país árabe un contingente de 400 militares, dedicados a tareas administrativas y al entrenamiento de las fuerzas navales iraquíes.

Una vez se complete la retirada, el Gobierno del laborista Gordon Brown se ha comprometido a abrir una investigación sobre los motivos que condujeron al Reino Unido a apoyar al ex presidente estadounidense, George W. Bush, en la decisión de invadir Irak.

En contra de la ONU, el Gobierno laborista de Tony Blair fue el principal aliado del presidente de EEUU, George W. Bush, para llevar a cabo la invasión de Irak, argumentando que su presidente, Sadam Husein, mantenía vínculos con Al Qaeda y estaba en posesión de armas de destrucción masiva, un arsenal que nunca apareció.