El Rey sobrevuela Granada pilotando por primera vez un helicóptero 'Colibrí' de la Base de Armilla

GRANADA, 24 (EUROPA PRESS) El Rey Don Juan Carlos I visitó hoy la Escuela de Helicópteros del Ejército del Aire, en la Base Aérea de Armilla (Granada), donde presenció una exhibición de la Patrulla Aspa, integrada por helicópteros 'H-25 Colibrí', y tuvo la oportunidad de pilotar por primera vez uno de ellos, con el que sobrevoló los alrededores de la provincia granadina. Se trata de la tercera visita que Su Majestad efectúa a la Base Aérea de Armilla, con la que la Casa Real mantiene cierta relación, ya que el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, realizó en este lugar en 1996 el curso de piloto de helicópteros durante su formación militar. El Rey, que estuvo acompañado por el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, el general del Aire José Jiménez, inició su visita al mediodía pasando revista a las tropas en formación, que le rindieron los honores de ordenanza en la pista de aterrizaje de la Base Aérea de Armilla, a la que llegó a bordo de un helicóptero 'Súper Puma' que él mismo pilotó. Ataviado con uniforme militar y cazadora de vuelo, el jefe del Estado se trasladó luego a la Plaza de Armas, donde estuvo en contacto con el personal de la base, y fue informado de las últimas novedades y misiones de la unidad. Don Juan Carlos tuvo además la oportunidad de pilotar y conocer de primera mano las peculiaridades y prestaciones de uno de los helicópteros 'Colibrí' que conforman la Patrulla Aspa del Ejército del Aire, con el que efectuó un recorrido aéreo de unos 15 minutos por los alrededores de la provincia granadina. La Patrulla Acrobática de Helicópteros Aspa, que inició su andadura en septiembre de 2003, está integrada por cinco helicópteros 'Colibrí' que cuentan con capacidad para cinco personas cada uno y destacan por su potencia y maniobrabilidad. Estos helicópteros, de origen francogermano, son usados para impartir clases sobre las labores básicas de pilotaje entre los miembros de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil. Sus pilotos son oficiales del Ejército del Aire que compaginan sus cometidos como miembros de esa patrulla con sus labores como instructores de vuelo en la llamada Ala 78. El Rey voló acompañado por el jefe del Escuadrón de Enseñanza del Ala 78, el comandante González Leiria. A su bajada del helicóptero, fue recibido en la torre de mandos por las autoridades civiles, entre las que se encontraban el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, y el delegado de la Junta de Andalucía, Jesús Huertas, así como el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Augusto Méndez de Lugo y el jefe superior de Policía de Andalucía Oriental, Pedro Luis Mélida. Desde la torre de mandos --donde también estaban el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y el presidente de la Diputación provincial, Antonio Martínez Caler,-- el Rey presenció una exhibición acrobática de unos 17 minutos de duración. Los pilotos de la Patrulla Aspa desarrollaron una tabla de ejercicios compuesta por diferentes tipos de formación, con nombres como 'Generalife' o 'Alhambra', cruces y roturas que evidenciaron su alto grado de precisión en el manejo de estas máquinas, que alcanzan los 287 kilómetros por hora. La misión principal del Ala 78 es proporcionar los conocimientos teóricos y prácticos para la modalidad de pilotaje de helicópteros, tanto enseñanza militar de perfeccionamiento como de formación. La primera de ellas se dirige no sólo a alumnos del Ejército del Aire, sino también de la Guardia Civil y de países extranjeros, mientras que en la segunda se desarrollan fases de vuelo avanzado de los alumnos del Ejército del Aire de las escalas Superior de Oficiales y de Oficiales del Cuerpo General, entre otros. La visita del Rey a la Base Aérea de Armilla, que incluyó un paseo por sus principales instalaciones y una copa de vino, forma parte del programa de actos anuales que desarrolla el monarca en las distintas unidades del Ejército repartidas por todo el territorio español, y que ya le trajo a esta misma en 1991 y 1995.