España elimina las bombas de racimo tres meses antes del compromiso de Chacón

  • Madrid, 18 mar (EFE).- Las Fuerzas Armadas han eliminado ya de sus arsenales las bombas de racimo, según ha anunciado hoy en el Congreso la ministra de Defensa, Carme Chacón, que se comprometió en diciembre pasado a erradicar de España este tipo de munición antes del próximo mes de junio.

España elimina las bombas de racimo tres meses antes del compromiso de Chacón

España elimina las bombas de racimo tres meses antes del compromiso de Chacón

Madrid, 18 mar (EFE).- Las Fuerzas Armadas han eliminado ya de sus arsenales las bombas de racimo, según ha anunciado hoy en el Congreso la ministra de Defensa, Carme Chacón, que se comprometió en diciembre pasado a erradicar de España este tipo de munición antes del próximo mes de junio.

Chacón se lo ha comunicado a los periodistas después de que el Congreso ratificara por asentimiento el Convenio de Dublín, suscrito el 30 de mayo de 2008 y por el que 111 países, entre ellos España, se comprometieron a erradicar las bombas de racimo en un plazo máximo de 12 años.

La titular de Defensa, en un comunicado, se ha mostrado satisfecha por este avance y ha dicho que espera que sea "un orgullo para toda la sociedad española" ya que las armas de racimo "se ceban especialmente en la población no combatiente y en los niños".

El Ministerio ha recordado que España comenzó el proceso para la erradicación de las municiones de racimo el pasado julio, cuando Chacón se comprometió ante el Congreso a adelantar la aplicación del Tratado de Dublín a junio de este año.

A partir de ese momento quedó prohibido el empleo operativo de estas armas o en maniobras, así como su desarrollo y adquisición, y se comenzó el proceso de destrucción del arsenal existente con la firma de un contrato con la empresa Fabricaciones Extremeñas S.A (FAEX).

En total, esta compañía ha destruido 5.589 municiones, de las que unas 4.600 eran granadas de mortero de fabricación española, 600 bombas de racimo estadounidenses y 400 bombas antipistas también españolas.

Greenpeace, la Fundación per la Pau, Justicia i Pau y Moviment per la Pau han felicitado en una nota al Congreso por la iniciativa y han valorado este paso adelante en el objetivo de conseguir la ratificación de treinta países necesaria para que el Tratado se convierta en una ley de derecho internacional.