Kerry pide que EE.UU. prohíba la importación de armas de asalto

  • Washington, 30 mar (EFE).- El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., John Kerry, pidió hoy que su país renueve una ley que prohíbe la importación de armas de asalto, para ayudar a atajar la violencia en la frontera sur.

Kerry pide que EE.UU. prohíba la importación de armas de asalto

Kerry pide que EE.UU. prohíba la importación de armas de asalto

Washington, 30 mar (EFE).- El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., John Kerry, pidió hoy que su país renueve una ley que prohíbe la importación de armas de asalto, para ayudar a atajar la violencia en la frontera sur.

Durante una audiencia convocada por este comité legislativo en El Paso (Texas), para analizar el problema de la violencia derivada del narcotráfico, Kerry afirmó que aunque México no es un Estado "fallido", sus instituciones "afrontan un enorme estrés por el creciente nivel de violencia" de los narcotraficantes.

"Es nuestra solemne obligación tomar medidas hoy para ayudar a atajar los asesinatos en México", dijo Kerry al inicio de la audiencia en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), a la que fueron convocados funcionarios de alto rango del Gobierno federal, el fiscal del condado de El Paso y un ex jefe policial de Ciudad Juárez.

Al destacar la necesidad de fortalecer la cooperación bilateral en la lucha antidrogas, Kerry pidió que EE.UU. renueve una ley que venció en 2004 y que prohíbe la importación de armas de asalto en el país, muchas de las cuales caen en manos criminales en México.

También recomendó que se ratifique la Convención Interamericana contra el Tráfico Ilícito de Armas y Explosivos, que Estados Unidos suscribió en 1997.

Esa medida "no contradice las leyes (sobre la tenencia) de armas de EE.UU. y enviaría un importante mensaje sobre nuestro compromiso para combatir el tráfico de armas que alimenta la violencia en México", enfatizó Kerry.

Por otra parte, expresó esperanza en que el envío de más agentes, recursos y tecnología para reforzar la vigilancia en la frontera común, "alienten al Gobierno de México a aumentar sus esfuerzos de interdicción" en la zona.

Se calcula que más de 7.000 personas han fallecido en México debido a las pugnas territoriales de los carteles de la droga.

Además, según las autoridades federales, más de 200 estadounidenses han sido asesinados en la zona desde 2004, donde además ha aumentado el número de robos, homicidios y secuestros, especialmente en Tijuana y el norte del estado mexicano de Baja California.

Desde hace varias semanas, las autoridades de EE.UU. han expresado temor de que la violencia se desborde a este lado de la frontera, donde los narcos ya tienen presencia en al menos 230 ciudades.

Ante esta preocupación, la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) emitió una alerta para las compañías de camiones que realizan operaciones en la frontera o dentro de México con recomendaciones para fortalecer la seguridad de los conductores.

El propio presidente Barack Obama dijo el domingo en una entrevista con CBS que la violencia se está desbordando en México y es una grave amenaza a las comunidades del lado estadounidense de la frontera.

Reiteró la necesidad de que EE.UU. reduzca la demanda de estupefacientes ilícitos dentro del país y combata el flujo de armas y dinero en efectivo hacia México.

El mandatario estadounidense dijo que su Gobierno quiere evaluar la eficacia del nuevo plan anticrimen lanzado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) antes de tomar una decisión sobre el envío de miembros de la Guardia Nacional a la frontera con México.