La ONU pide medidas para resolver las desapariciones de la Guerra del Golfo

  • Nueva York, 16 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU reclamó hoy que las declaraciones de buena voluntad entre Irak y Kuwait se conviertan pronto en medidas concretas que permitan localizar e identificar a los kuwaitíes y sus pertenencias que permanecen desaparecidos desde la primera Guerra del Golfo.

Nueva York, 16 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU reclamó hoy que las declaraciones de buena voluntad entre Irak y Kuwait se conviertan pronto en medidas concretas que permitan localizar e identificar a los kuwaitíes y sus pertenencias que permanecen desaparecidos desde la primera Guerra del Golfo.

"Los miembros del Consejo piden a todas las partes que traduzcan las declaraciones políticas de buena voluntad en acciones concretas que agilicen el proceso durante los próximos meses para resolver las cuestiones pendientes", afirmó hoy el presidente de turno del Consejo, el mexicano Claude Heller.

Esta declaración tuvo lugar después de que los quince miembros del órgano de máximo poder resolutivo de la ONU escucharan un informe del coordinador de Naciones Unidas en la materia, Gennady Tarasov, sobre las gestiones para localizar e identificar a personas y bienes desaparecidos tras la invasión de Kuwait por Irak, en 1990.

Heller añadió que el Consejo percibe los "limitados progresos que se han logrado en la identificación de restos humanos" y transmite sus condolencias una vez más a los familiares de las víctimas.

Además, "acoge con beneplácito la devolución por parte del Gobierno iraquí de grabaciones del Ministerio de Información kuwaití", apuntó.

Sin embargo, añadió que "los miembros también toman nota de que no ha habido avances en el esclarecimiento de la suerte del archivo nacional de Kuwait", que desapareció tras la retirada de las tropas iraquíes del emirato.

Por todo ello, el Consejo acordó hoy financiar la continuidad de las actividades del coordinador de alto nivel (de Naciones Unidas) por un periodo de seis meses.

El 2 de agosto de 1990 el entonces presidente iraquí, Sadam Husein, ordenó a su Ejército invadir el rico emirato petrolero, declarado dos semanas después la provincia número diecinueve de Irak.

El Consejo de Seguridad de la ONU respondió a la agresión con una serie de sanciones, incluido un embargo económico, que levantó tras la invasión de Irak y el derrocamiento del régimen de Husein en 2003 por una coalición anglo-estadounidense.

Kuwait no permaneció mucho tiempo bajo la ocupación, ya que fue liberado en febrero de 1991 por una alianza multinacional, liderada por Estados Unidos, y en la que participaron países árabes como Egipto, Siria y Arabia Saudí.

Tras la liberación, las autoridades kuwaitíes acusaron a los invasores de llevar a cabo asesinatos, desapariciones y un saqueo generalizado del país.