Las potencias de la ONU acuerdan sancionar a Corea del Norte

NACIONES UNIDAS (Reuters) - Las principales potencias del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han coincidido en que Corea del Norte debe enfrentarse a sanciones por desafiar una resolución de la ONU al probar un segundo dispositivo nuclear, dijeron el miércoles diplomáticos occidentales.

El acuerdo fue el resultado de negociaciones celebradas el martes entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad - Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia - y Japón. Corea del Sur, que no es miembro del Consejo, también estuvo presente.

"Hay un claro compromiso de los (siete países) de ir por sanciones", dijo con la condición del anonimato un diplomático de la ONU conocedor de las conversaciones. "No hubo reticencia que pudiera notar ni de China ni de Rusia", añadió.

Esos comentarios fueron confirmados por un segundo diplomático, también familiarizado con las negociaciones. China, lo más próximo que tiene Pyongyang a un aliado y Rusia, se han mostrado reacias anteriormente a imponer sanciones a Corea del Norte o a cualquier otro estado miembro de la ONU.

Los diplomáticos estimaron que los siete países no tendrán un borrador de la resolución preparado para enviar a las 15 naciones integrantes del Consejo, para que sea sometido a comentarios y a una eventual votación, hasta al menos la próxima semana.

El lunes, el Consejo condenó de manera unánime el ensayo nuclear de Corea del Norte por considerar que violaba una ley internacional. Fuentes diplomáticas dijeron que los siete estados clave planean reunirse el jueves o viernes para discutir la lista de posibles sanciones.

Además, señalaron que el Consejo no buscará nuevas medidas punitivas, pero que sí evaluará formas para poner en práctica y ampliar las sanciones expuestas en la resolución 1718, que fue aprobada por el Consejo en octubre de 2006 después del primer ensayo nuclear de Corea del Norte. Esas sanciones han sido ignoradas e incumplidas durante mucho tiempo.

Las posibles medidas son sumar más compañías a la lista negra de la ONU de empresas que ayudan en los programas nuclear y de misiles de Pyongyang y cambiar el embargo de armas por la prohibición de exportar e importar todo tipo de armamento, no sólo pesado.

Otras posibilidades incluyen aumentar las restricciones en las relaciones financieras con el resto del mundo, limitar los viajes desde y hacia Corea del Norte, imponer la estricta prohibición de visitas a otros países a los funcionarios norcoreanos y congelar activos, dijeron los diplomáticos.