Lockheed Martin presenta el cazabombardero supersónico invisible que aspira a sustituir al Harrier en la Armada

FORTH WORTH (TEXAS, EEUU), 12 (EUROPA PRESS/Borja Díaz-Merry)

La compañía aeronáutica estadounidense Lockheed Martin Corporation exhibió este lunes por primera vez ante un grupo de periodistas españoles en su factoría de Forth Worth (Texas, Estados Unidos) el cazabombardero supersónico invisible con capacidad de despegue y aterrizaje vertical y que aspira sustituir al caza naval Harrier en la Armada, el F35B, bautizado con el nombre de 'Relámpago II'.

La firma norteamericana exhibió ante los medios de comunicación españoles el caza que realizó el primer vuelo real, el modelo AA1, y sus dos 'hermanos' navales, los prototipos FB1 y FB2, de los cuales el primero ya ha superado con éxito diferentes pruebas operativas, incluida la evaluación de su capacidad de empuje vertical para operar desde portaaeronaves como el Príncipe de Asturias o el Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos primero, que entrará próximamente en servicio con la Armada española.

El fabricante del Hércules C130, uno de los aviones de transporte estratégico con mayor implantación multinacional, mostró además la línea de ensamblaje final de las tres versiones del Joint Strike Fighter (JSF), los F35A, B y C (convencional, de despegue vertical y de despegue corto).

El piloto de pruebas principal del Programa F35B, el veterano Jon Beesley, explicó a los medios de comunicación españoles las virtudes y capacidades de esta nueva aeronave de combate naval, que posee mayor capacidad furtiva (invisibilidad ante los radares), integra sus armas en su fuselaje y tiene un radio de acción de combate de 600 millas.

El aviador estadounidense, con experiencia en los tres cazas con mayor repercusión internacional de Lockheed, el F16, el F22 y el F35, explicó que la versión naval del JSF ofrece capacidades inéditas en un caza y que destaca por su invisibilidad, por la capacidad de portar misiles y bombas en el interior de su cascos y por su maniobrabilidad. La propia Lockheed Martin define a su caza de quinta generación como "letal, superviviente, asequible e interoperable' --las cualidades que figuran en el escudo del programa JSF--.