Segunda prueba nuclear de Corea del Norte, con condena de la ONU

Segunda prueba nuclear de Corea Norte ante la protesta mundial

Segunda prueba nuclear de Corea Norte ante la protesta mundial

SEÚL (Reuters) - Corea del Norte realizó el lunes una segunda prueba nuclear, desatando una condena generalizada en todo el mundo, así como del Consejo de Seguridad de la ONU, reunido de emergencia.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que los intentos de Pyongyang de desarrollar armas nucleares son una amenaza para la paz y seguridad mundial y que la comunidad internacional debía tomar medidas.

China, vecino y benefactor de Corea, se mostró "firmemente opuesto" a la prueba.

Rusia, que también la calificó como una amenaza para la seguridad regional, dijo que fue equivalente a la bomba atómica arrojada por Estados Unidos sobre la ciudad japonesa de Nagasaki en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial, es decir, unas 20 veces más poderosa que la prueba realizada también por Corea del Norte en 2006.

Pero la Organización del Tratado para la Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (CTBTO, por su sigla en inglés), con sede en Viena, dudó de este dato y afirmó que la magnitud fue "un poco mayor que la de 2006, con una magnitud de 4,52 en la escala de Richter, mientras que en 2006 fue de 4,1".

Aumentando aún más la tensión, Corea del Norte lanzó tres misiles de corto alcance horas después de la prueba, según la agencia de noticias Yonhap.

"Los programas nuclear y balístico de Corea del Norte suponen una grave amenaza a la paz y la seguridad del mundo, y condeno fuertemente su imprudente acción", dijo Obama en la Casa Blanca. "Estados Unidos y la comunidad internacional deben tomar medidas en respuesta".

La UE y los principales países europeos fueron algunos de los que condenaron la acción de Pyongyang, mientras que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que estaba "profundamente preocupado".

El Consejo de Seguridad condenó el ensayo por unanimidad, afirmando que se trató de una "clara violación" de una resolución aprobada en 2006 tras la primera prueba atómica de Pyongyang.

"Los miembros del Consejo de Seguridad han decidido empezar a trabajar de inmediato en una resolución del Consejo de Seguridad sobre esta materia", dijo el comunicado tras una reunión a puerta cerrada.

PREOCUPACIÓN

La prueba ha sorprendido a la comunidad internacional, que durante años ha mezclado ofertas de enormes paquetes de ayuda con duras sanciones económicas para tratar de persuadir al empobrecido estado comunista a que abandonase sus intentos de construir un arsenal nuclear.

También aumenta las preocupaciones acerca de la proliferación. Estados Unidos ha acusado anteriormente a Pyongyang de intentar vender sus conocimientos nucleares a estados como Siria.

Varios analistas dicen que la prueba obligará a Washington a reconocer que su capacidad de maniobra sobre Pyongyang es al menos limitada. Deberá esperar que China presione a su vecino, a pesar de su temor a desestabilizar a un país pobre y lleno de secretos, desatando una oleada de refugiados.

Corea del Norte está ya tan aislado que hay poco con qué castigar a un Gobierno autocrático que desde hace tiempo está dispuesto a poner en peligro sus acuerdos con el mundo exterior.

Sus dirigentes enfatizaron repetidamente la amenaza estadounidense para justificar el fuerte gasto militar que les mantiene en el poder, pero que ha implicado aumentar la pobreza. Cerca de 23 millones de personas en el país padecen hambruna.

China pidió que detengan "cualquier acción que pueda empeorar la situación y vuelva al proceso de las negociaciones a seis bandas" con China, Rusia, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, que buscan el término de su programa nuclear de armas, aunque según analistas es poco probable que apoye más sancion.