ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Una nueva prueba nuclear de Corea del Norte reaviva la tensión

SEUL (Reuters) - Corea del Norte realizó el lunes un ensayo nuclear subterráneo, reavivando la tensión en el centro neurálgico de la economía del extremo oriental de Asia y haciendo que el Consejo de Seguridad de la ONU convoque una reunión de emergencia.

Rusia dijo que la prueba nuclear fue equivalente a la bomba atómica arrojada sobre la ciudad japonesa de Nagasaki en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial.

La prueba ha generado el rechazo de la comunidad internacional, que ha pasado de ofertas de importante ayuda a duras sanciones económicas para tratar de impedir que el estado comunista construya un arsenal nuclear.

"Hemos realizado exitosamente otro ensayo nuclear el 25 de mayo, como parte de las medidas de la república para fortalecer su poder de disuasión nuclear", informó la agencia de noticias oficial norcoreana KCNA.

El primer ensayo nuclear del país, realizado en octubre de 2006, fue considerado relativamente débil, con una fuerza de cerca de un kilotón, lo que sugiere que hubo problemas de diseño. El Ejército ruso dijo que la nueva prueba tuvo una fuerza de unos 20 kilotones.

Los analistas consultados dicen que Corea del Norte buscará que esta prueba ayude a ganar fuerza en cualquier negociación con Estados Unidos.

Pero algunos sostienen que el líder norcoreano Kim Jong-il, cuya salud es incierta tras informarse de que sufrió una apoplejía el año pasado, también quiere fortalecer su posición para asegurar la sucesión de uno de sus tres hijos.

Incrementando aún más las tensiones, Corea del Norte disparó también tres misiles de corto alcance sólo horas después, según dijo la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

El Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá una reunión de emergencia hoy mismo para discutir la prueba nuclear, dijo el embajador ruso ante las Naciones Unidas.

Rusia, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur expresaron alarma por la prueba.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el lunes que las pruebas eran un "asunto de grave preocupación para todas las naciones" y que merecían una respuesta de la comunidad internacional.

"La prueba parece orientada a asegurar la aprobación final de su estatus como potencia nuclear por parte de Estados Unidos, y llevar a Washington a la mesa de negociación", dijo Kim Sung-han, profesor de la Universidad de Corea.

Corea del Norte amenazaba desde hace semanas con que llevaría a cabo la prueba como respuesta al reforzamiento de sanciones internacionales tras el lanzamiento de un cohete de largo alcance en abril.

El estado comunista dijo que el lanzamiento pretendía poner en órbita un satélite de comunicaciones. La comunidad internacional dijo que se trató de la prueba encubierta de un misil de largo alcance que violaba resoluciones de la ONU.