Varios países han destruido ya su arsenal de bombas de racimo

Por Jonathan Lynn

GINEBRA (Reuters) - Varios de los 96 países que hasta ahora han firmado un tratado para prohibir las bombas de racimo han comenzado a destruir su arsenal de las mortíferas armas incluso antes de que se haya ratificado el pacto, dijo el viernes un grupo de presión.

Quienes apoyan la prohibición de las municiones que han matado o mutilado a decenas de miles de personas dijeron que esperan que Estados Unidos, que sigue fuera del pacto junto con Rusia, China y otras potencias, firme dentro de poco el texto.

"Hace apenas unos años, la destrucción de estos arsenales de municiones de racimo hubiera sido impensable, pero ha habido un gran cambio de opinión sobre estas armas", dijo Steve Goose, de la organización no gubernamental Human Rights Watch.

"En un periodo de tiempo increiblemente corto, muchos gobiernos han cambiado desde defender incondicionalmente la necesidad de las bombas de racimo a rechazarlas por completo", dijo en un comunicado sobre el lanzamiento de un informe sobre los esfuerzos para prohibir las armas.

Goose dijo que España había finalizado ya la destrucción de su arsenal, y que Colombia estaba cerca de hacerlo. Canadá y media docena de los países europeos estaban también en ello.

El tratado lo firmaron en Oslo el pasado diciembre más de 90 países tras una campaña para deterrar las bombas de racimo.

Las bombas contienen decenas o centenares de submuniciones que cubren amplias áreas y que pueden explotar años después, suponiendo un peligro letalpara los civiles, especialmente para los niños.

Los defensores de la prohibición se mostraron encantados con que 35 ex usuarios, productores, almacenadores y exportadores de las armas, incluidos Francia y Reino Unidos, lo hayan firmado.

Entre los firmantes figuran 20 miembros de la OTAN, además de países donde las armas han sido empeladas, como Afganistán, Laos y Líbano.

El tratado entrará en vigor seis meses después de que haya sido ratificado por 30 países.

Hasta ahora, siete países - Austria, Irlanda, Laos, México, Noruega, Sierra Leona y el Vaticano - han ratificado el tratado y Goose dijo que confiaba en que los restantes 30 países les siguieran para finales de año.

Quienes abogan por la prohibición también esperan que el presidente Barack Obama lo firme para Estados Unidos, que ya ha prohibió las exportaciones de las armas y actualmente estudia prohibirlas desde 2018.

De los países que están fuera, Brasil, que cita el beneficio económico de producir y vender las armas, ha sido una gran decepción, dijo Goose.