Cheney replica a Obama y cree que sus decisiones no han sido "prudentes"

NUEVA YORK, 21 (EUROPA PRESS)

El ex vicepresidente estadounidense Dick Cheney defendió hoy con contundencia la política en materia de seguridad, y sobre todo la guerra contra el terrorismo, llevada a cabo por la anterior Administración, replicando así al discurso que casi simultáneamente estaba pronunciando el presidente, Barack Obama, al que acusó de hacer que ahora Estados Unidos sea "menos seguro".

En opinión de Cheney, "en la lucha contra el terrorismo no hay medias tintas y las medidas a medias nos dejan medio expuestos". "Yo fui y sigo siendo un firme partidario de nuestro programa de interrogatorio severo", afirmó durante un discurso pronunciado en el Instituto Americano de Empresa.

Según el ex vicepresidente, "los interrogatorios se emplearon contra terroristas endurecidos después de que otros esfuerzos hubieran fracasado y eran legales, esenciales, justificados, exitosos y lo correcto que había que hacer".

Por ello, consideró que la decisión de Obama de acabar con estas técnicas de interrogatorio, incluido el llamado 'waterboarding' (ahogamiento simulado), fue una decisión "imprudente en extremo". A su modo de ver, "hará que los estadounidenses (estén) menos seguros".

Asimismo, Cheney se mostró particularmente crítico con la intención de Obama de cerrar el centro de detención de Guantánamo antes de finales de año. "La Administración ha visto que es fácil recibir aplausos en Europa por cerrar Guantánamo, pero es difícil ofrecer una alternativa que sirva a los intereses de la justicia y la seguridad nacional estadounidense", subrayó.

El ex vicepresidente quiso dejar claro que no estaba hablando en nombre del ex presidente George W. Bush, pero, añadió, "estoy seguro de que nadie desea a la actual Administración más éxito en la defensa del país de lo que nosotros lo hacemos". "Entendemos las complejidades de la seguridad nacional y entendemos las presiones a las que se enfrentan el presidente y sus consejeros", agregó.

Por ello, dijo que "cuando el presidente Obama toma decisiones inteligentes, merece nuestro apoyo" y citó entre ellas el nuevo enfoque para Afganistán y la decisión de no publicar las fotos en las que se ve a miembros de las fuerzas armadas cometiendo abusos a detenidos en Irak y Afganistán. Pero "cuando ridiculiza las decisiones que tomamos, se merece una respuesta", añadió, justificando así sus palabras de hoy.