Al Bachir promete elecciones limpias y acabar con la guerra de Darfur

  • Jartum, 13 abr (EFE).- El presidente sudanés, Omar al Bachir, prometió hoy que las elecciones presidenciales y legislativas de febrero próximo se celebrarán "con los máximos grados de limpieza y transparencia", al tiempo que subrayó su compromiso de resolver la guerra de Darfur.

Al Bachir promete elecciones limpias y acabar con la guerra de Darfur

Al Bachir promete elecciones limpias y acabar con la guerra de Darfur

Jartum, 13 abr (EFE).- El presidente sudanés, Omar al Bachir, prometió hoy que las elecciones presidenciales y legislativas de febrero próximo se celebrarán "con los máximos grados de limpieza y transparencia", al tiempo que subrayó su compromiso de resolver la guerra de Darfur.

Al Bachir reafirmó estos compromisos durante su intervención en la sesión de clausura del período parlamentario, en la que delineó los ejes de su gestión y sus medidas para el futuro.

En su discurso, el presidente sudanés dijo que las elecciones, programadas para febrero próximo, deben dar la oportunidad de poder llegar a una "alternancia pacífica del poder".

Se espera que Al Bachir, que llegó a la Presidencia mediante un golpe de Estado que encabezó el 20 de junio del 1989, se presente a los comicios.

El gobernante prometió que, con vistas a esa votación, adoptará "las medidas para realizar los comicios de acuerdo con los máximos grados de limpieza y transparencia".

Asimismo, Al Bachir anunció que trabajará "con el máximo esfuerzo para solucionar sobre el terreno" el conflicto de la región occidental de Darfur, que estalló en febrero de 2003 y ya se ha cobrado la vida de unas 300.000 personas.

También dijo que se afanará por terminar con las "bandas armadas que se dedican al saqueo" de los recursos de esa región y a la vez protegerá a las organizaciones humanitarias que aún quedan en la zona, tras la expulsión de una docena de ellas, el 4 de marzo pasado.

Sobre Al Bachir pesa una orden de arresto internacional emitida por la Corte Penal Internacional (CPI), precisamente el 4 de marzo, por su papel en la guerra de Darfur.

Sudán no es signatario del estatuto que creó la CPI, cuya imparcialidad pone en duda el presidente sudanés.