Al menos doce muertos y 35 heridos en el atentado suicida contra un convoy en el sur afgano

  • Kabul, 7 may (EFE).- Al menos 12 personas murieron y otras 35 resultaron heridas hoy cuando un terrorista suicida que circulaba en una motocicleta detonó la carga explosiva que transportaba al paso de un convoy de las tropas internacionales en la provincia meridional afgana de Helmand, informó a Efe una fuente oficial.

Kabul, 7 may (EFE).- Al menos 12 personas murieron y otras 35 resultaron heridas hoy cuando un terrorista suicida que circulaba en una motocicleta detonó la carga explosiva que transportaba al paso de un convoy de las tropas internacionales en la provincia meridional afgana de Helmand, informó a Efe una fuente oficial.

El portavoz del gobernador provincial, Daud Ahmadi, explicó que el atentado tuvo lugar en un mercado muy concurrido del municipio de Gerishk, el segundo más importante de Helmand.

Entre los heridos se encuentran dos agentes de Policía, dijo Ahmadi, quien no pudo precisar si el atentado causó víctimas entre las tropas internacionales, que en Helmand son mayoritariamente británicas.

La fuente, remitiéndose a testigos, indicó que al menos dos vehículos del convoy resultaron dañados por la explosión.

En 2008, 2.118 civiles murieron a causa del conflicto afgano, el 55 por ciento de ellos en ataques de la insurgencia, según datos de la misión de la ONU en el país.

El 85 por ciento de las víctimas civiles de la insurgencia murieron en ataques suicidas o por la explosión de artefactos cuyo objetivo eran las tropas afganas e internacionales.

El atentado de hoy coincide con la visita del secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, quien se encuentra en Kabul para revisar con las autoridades afganas la situación de la seguridad en el país.

El pasado martes, un bombardeo de la aviación estadounidense en la provincia occidental de Farah, vecina de Helmand, causó la muerte de docenas de civiles, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, aunque diversas fuentes afganas consultadas por Efe situaron en cien la cifra de víctimas mortales.

El presidente afgano, Hamid Karzai, ordenó ayer, miércoles, desde Washington una investigación para esclarecer lo sucedido.

De las víctimas civiles registradas en 2008, 828 fallecieron en acciones de las tropas afganas e internacionales, sobre todo en bombardeos aéreos.