Asesinados otros dos indígenas Awa en el sur de Colombia

  • Bogotá, 12 may (EFE).- Un grupo armado no identificado dio muerte a dos indígenas Awa en el sur de Colombia, con lo que ya son veinte los miembros de ese pueblo asesinados o muertos por explosión de minas en lo que va de año, informaron hoy sus portavoces.

Bogotá, 12 may (EFE).- Un grupo armado no identificado dio muerte a dos indígenas Awa en el sur de Colombia, con lo que ya son veinte los miembros de ese pueblo asesinados o muertos por explosión de minas en lo que va de año, informaron hoy sus portavoces.

"La cadena de exterminio, lamentablemente, indica que hay una clara intención de acabar con el pueblo indígena Awa", subrayó la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic).

La ONIC condenó los dos nuevos asesinatos de awas y lamentó que el territorio aborigen se vea afectado por el conflicto armado que vive Colombia.

Según la organización indígena, Ademelio Servio Bisbicus y Marco Antonio Taicuz fueron asesinados a tiros el 10 de mayo en sus viviendas del resguardo (comunidad) de Piedra Verde, situado en Barbacoas, localidad del departamento de Nariño, lindante con Ecuador.

Bertha Taicuz, esposa de Bisbicus y madre de cuatro hijos, resultó herida por los disparos y se debate "entre la vida y la muerte" en un hospital de la región, según la ONIC.

En la misma localidad de Barbacoas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mataron el pasado febrero a trece awas.

Además, las autoridades y líderes de la Unidad Indígena del Pueblo Awa (Unipa) son sometidos a seguimientos, persecuciones y constantes amenazas tanto en los resguardos, como en Pasto, la capital de Nariño, según ONIC.

El pueblo awa, nombre que en su lengua, el awapit, significa "gente", ha sobrevivido a presiones de colonizadores, guerras civiles, madereros furtivos y a los auges de la minería del oro o de los cultivos de coca.

Los 27.500 awas que se cree que hay en Colombia conforman más de 120 comunidades en un territorio de 322.000 hectáreas, repartido entre los departamentos de Nariño y del Putumayo, ambos en la frontera sur con Ecuador, donde residen unos 3.500 awas.

El territorio ancestral colombiano de los awas está situado en la margen oeste del Macizo Andino, una región montañosa, selvática y bañada por muchos ríos y riachuelos que los aborígenes comparten con comunidades de afrodescendientes.

Originalmente eran cazadores, pero debido sobre todo al conflicto armado interno tuvieron que dedicarse a la crianza de animales domésticos y la agricultura.