El Consejo de Seguridad de la ONU prevé una condena al ataque rebelde en Chad

  • Naciones Unidas, 8 may (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU condenará los recientes ataques de la rebelde Unión de Fuerzas de la Resistencia (UFR) contra tropas del Gobierno de Chad, que han elevado la tensión en la frontera con Sudán, aseguró hoy el embajador de Francia ante el organismo, Jean Maurice Ripert.

El Consejo de Seguridad de la ONU prevé una condena al ataque rebelde en Chad

El Consejo de Seguridad de la ONU prevé una condena al ataque rebelde en Chad

Naciones Unidas, 8 may (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU condenará los recientes ataques de la rebelde Unión de Fuerzas de la Resistencia (UFR) contra tropas del Gobierno de Chad, que han elevado la tensión en la frontera con Sudán, aseguró hoy el embajador de Francia ante el organismo, Jean Maurice Ripert.

"Hay unanimidad en el Consejo respecto a la condena de las acciones de los rebeldes y en el apoyo al Gobierno legítimo de Chad", afirmó el diplomático galo a la salida de una reunión del máximo órgano sobre la situación en Chad.

Ripert dijo que los 15 miembros del órgano reflejarán oficialmente la condena en una declaración que se adoptará en las próximas horas.

La condena del Consejo de Seguridad se sumará a la del secretario general, Ban Ki-moon, que ayer calificó las acciones rebeldes de "inaceptables".

El aumento de las tensiones entre Sudán y Chad se vieron reflejadas en la reunión del máximo órgano, convocada a petición del Gobierno de Yamena.

El embajador chadiano, Allam Ahmad, acusó a Jartum de violar flagrantemente el acuerdo de reconciliación firmado por los dos países en Doha el pasado 3 de mayo, con el que se proponían abrir una nueva etapa en sus relaciones.

"Una vez se terminan las reuniones y se firma el documento, incluso antes de que se seque la tinta, volvemos a sufrir ataques provenientes de Sudán", lamentó el diplomático.

Aseguró también que el Gobierno sudanés recluta, entrena, arma y aprovisiona a las fuerzas rebeldes opuestas al presidente de Chad, Idriss Deby.

"Todo el mundo sabe que la fuerza fantasma que atacó mi país ha sido creada, entrenada y armada por militares sudaneses, que las reforzaron con las infames milicias yanyawid" (proárabes), afirmó.

Ahmad pidió a la comunidad internacional que no equipare la responsabilidad de los dos países en esta situación, ya que Chad "es una víctima de las maniobras maquiavélicas de Jartum" y negó que Yamena respalde a ningún grupo armado sudanés.

Por su parte, el embajador sudanés ante la ONU, Abdalmahmud Abdalhaleem, rechazó las acusaciones del Gobierno de Yamena, que trata de "ocultar sus fracasos" atribuyendo sus problemas internos a sus vecinos.

"Lo que pasa en Chad es un asunto interno en el que nosotros no tenemos nada que ver", resaltó el representante sudanés.

A su vez, acusó a Yamena de dar santuario y material bélico al grupo rebelde sudanés Movimiento Justicia e Igualdad (JEM), que en mayo de 2008 lanzó una ofensiva contra la ciudad sudanesa de Omdurman, en la ribera occidental del Nilo, frente a la capital, Jartum.

"Nuestro deseo es que Chad termine de arreglar sus problemas internos y deje de intentar desestabilizar Sudán con su intervención en el conflicto de Darfur", agregó.

El subsecretario general adjunto de la ONU para Operaciones de Paz, Dmitry Titov, confirmó en su intervención la gravedad de la situación en la volátil región fronteriza, en la que el organismo tiene desplegados "cascos azules".

Señaló que la misión de paz de la ONU en Chad y la República Centroafricana (Minurcat, por su sigla en inglés) recibió el pasado 26 de abril las primeras informaciones de escaramuzas entre militares chadianos y la UFR.

Agregó que éstas fueron seguidas por bombardeos aéreos del Ejército a una de las tres columnas rebeldes, que se había adentrado en territorio chadiano.

Una de estas columnas se encontraba detenida en la localidad de El Geneina, al otro lado de la frontera con Sudán, apuntó.

Titovo señaló que la Minurcat fue informada el 7 de mayo de que se había producido un fuerte enfrentamiento en tierra entre soldados y rebeldes de la UFR al norte de la localidad de Goz Beida, que se considera una plaza estratégica en la ruta hacia las ciudades de Abeche y Yamena, la capital.

La violencia de los combates ha obligado a desplazar el personal de agencias de la ONU y las ONG que trabajan en la zona de los combates y a la suspensión de las actividades en las regiones de Salamat y Guera, agregó.

El ministerio del Interior chadiano dijo ayer que sus fuerzas derrotaron a guerrilleros del UFR en un enfrentamiento a una decena de kilómetros de Am Dam, localidad situada al sureste de Abeche (este del país), no lejos de la frontera con Sudán.

Al mismo tiempo, reconoció que otra columna rebelde aún está en el este del país fuera del control de las fuerzas gubernamentales.