El Consejo de Seguridad muestra su preocupación por los civiles en el conflicto de Sri Lanka

  • Naciones Unidas, 26 mar (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU se mostró hoy preocupado por la situación de los miles de civiles atrapados por los combates entre el Ejército de Sri Lanka y los rebeldes tamiles en una reducida zona del norte del país.

El Consejo de Seguridad muestra su preocupación por los civiles en el conflicto de Sri Lanka

El Consejo de Seguridad muestra su preocupación por los civiles en el conflicto de Sri Lanka

Naciones Unidas, 26 mar (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU se mostró hoy preocupado por la situación de los miles de civiles atrapados por los combates entre el Ejército de Sri Lanka y los rebeldes tamiles en una reducida zona del norte del país.

Los quince miembros del máximo órgano celebraron una reunión informal a puerta cerrada con el subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, que les informó de los últimos acontecimientos en la zona.

El diplomático británico declinó dar detalles sobre el contenido de su intervención, pero reiteró el llamamiento de la ONU de que los dos bandos declaren una "pausa humanitaria" que permita la evacuación de los civiles atrapados, que son entre 150.000 y 190.000 personas.

"Nuestra principal preocupación sigue siendo la situación de los civiles atrapados en las zonas de combate, y que el LTTE (Tigres para la Liberación de la Patria Tamil), sigue con el reclutamiento de niños", dijo Holmes a la salida del encuentro.

También se mostró preocupado por la voluntad del Gobierno ceilanés de cumplir su compromiso de no bombardear las zonas donde se encuentra la población civil, ante las denuncias de algunas organizaciones de que el Ejército sigue bombardeando indiscriminadamente áreas cercanas a hospitales y refugios.

El encuentro del Consejo de Seguridad sobre Sri Lanka no tuvo el carácter oficial de una reunión del órgano por la oposición de algunos miembros, como Rusia o China, a considerar el conflicto interno ceilanés como una amenaza a la paz y la seguridad internacional.

La embajadora adjunta de Estados Unidos ante la ONU, Rosemary DiCarlo, reiteró la preocupación de su país por la suerte de las personas "atrapadas entre los cañones del Ejército y el LTTE".

Expresó el apoyo de su país a la propuesta de declarar una "pausa humanitaria" y su llamamiento al Gobierno de que cesen los bombardeos sobre áreas civiles.

"Nos han dado muchas seguridades, pero lo que queremos es ver resultados", apuntó.

Por su parte, el embajador de Sri Lanka ante la ONU, Hewa Palihakkara, destacó que hubo consenso entre los miembros del Consejo de Seguridad sobre que la mejor salida al conflicto es el desarme del LTTE.

"Creo que mi Gobierno estaría a favor de una pausa humanitaria, o como se le quiera llamar, pero aquí el asunto es que el LTTE no deja salir a esa gente", señaló.

El diplomático insistió en que el Ejército de su país respeta las zonas donde se encuentra la población civil.

Human Rights Watch (HRW) acusó el pasado 24 de marzo a los militares ceilaneses de bombardear indiscriminadamente las llamadas "zonas seguras" en las que se refugian los civiles.

Según esta organización de derechos humanos, unos 2.700 civiles han perdido la vida en los dos últimos meses a causa de los combates entre el Ejército y la guerrilla tamil.

El Gobierno lanzó el año pasado una gran ofensiva contra el LTTE que ha conseguido arrinconar a los rebeldes en una pequeña porción del norte de la isla.

Los tamiles luchan desde hace 25 años para proclamar un Estado independiente en el norte y el este de Sri Lanka, donde predomina la etnia tamil, frente a los ceilanés, que son mayoría en el resto del país.