El ELN dice que "no hay temas vedados" en una eventual mesa de diálogo

  • Bogotá, 9 may (EFE).- La guerrilla del ELN, la segunda más grande de Colombia, dijo que "no hay temas vedados" en una eventual mesa de diálogo con el Gobierno, al tiempo que insistió en buscar una salida política al "conflicto armado" que vive el país desde hace más de medio siglo.

El ELN dice que "no hay temas vedados" en una eventual mesa de diálogo

El ELN dice que "no hay temas vedados" en una eventual mesa de diálogo

Bogotá, 9 may (EFE).- La guerrilla del ELN, la segunda más grande de Colombia, dijo que "no hay temas vedados" en una eventual mesa de diálogo con el Gobierno, al tiempo que insistió en buscar una salida política al "conflicto armado" que vive el país desde hace más de medio siglo.

Así lo asegura el Comando Central del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en una carta conocida hoy, y que da respuesta al grupo de intelectuales Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), que le pidió abandonar el secuestro y las prácticas contrarias a los principios humanitarios.

En una carta desde "las montañas de Colombia" y fechada el 4 de mayo de este año, los jefes rebeldes dicen que "para el ELN no existen temas vedados en una eventual mesa de diálogos".

"Siempre hemos planteado nuestra disposición para abordar el asunto de las retenciones en el ánimo de buscarle salidas", agregó el grupo guerrillero.

La misiva, publicada hoy en la página electrónica de ese movimiento guerrillero, agrega que "desde luego que junto a esta temática también deben tratarse las demás acciones contra la libertad de las personas, como son las desapariciones forzadas y los presos políticos, entre otras".

Consideran que si estos temas no se abordan integralmente "seríamos injustos con la sociedad y con la historia. Una paz verdadera no puede quedar con deudas".

Aseguran que en la construcción de la paz se debe tener en cuenta todos los sectores y por ello es necesaria "una participación protagónica de todos los sectores de la sociedad".

Insisten en que ningún gobierno puede sentirse dueño del país y que "es la población quien debe definirle lo que debe ser y hacer un gobierno".

Al "ELN no lo mueve ningún interés mezquino, o que pretenda sacar ventajas para sí, todo lo contrario, priorizamos el deseo de las mayorías, voces que siempre se han pretendido silenciar", agrega el grupo.

Reclaman del Gobierno colombiano "propuestas de paz coherentes", en las que se deben tener en cuenta las opiniones de otros sectores de la sociedad pues "el futuro de Colombia es el camino que entre todos debemos construir".

Recordaron que el ELN y el Gobierno colombiano sostenían un diálogo pero "el Gobierno colocó de manera unilateral precondiciones y exigencias, precipitando la mesa a una crisis, que requirió de la labor facilitadora del Gobierno venezolano para recomponerla".

Agregan que a poco de reiniciar los diálogos la administración del presidente colombiano, Álvaro Uribe, "canceló de manera abrupta y unilateral la facilitación del vecino país, dejando sin ningún piso la credibilidad que se buscaba recomponer".

Puntualizan que las propuestas de paz del Gobierno colombiano "no pasan de ser una exigencia que pretende la desmovilización de la insurgencia para que todo siga igual".

En marzo pasado, Colombianos y Colombianas por la Paz planteó al ELN, a través de una carta, la necesidad de proscribir el secuestro y demás prácticas contrarias a los principios humanitarios, en lo que conoce como "intercambio epistolar", que también mantiene con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La organización insurgente ha rechazado concentrar sus fuerzas, calculadas en menos de 5.000 efectivos, en un solo sitio, por considerar que el Ejecutivo pretende su desmovilización y desarme, sin acuerdos sobre los factores que generaron el conflicto interno.