El Gobierno etíope niega que sus tropas hayan entrado en Somalia

  • Mogadiscio, 19 may (EFE).- Tropas etíopes cruzaron hoy la frontera con Somalia y ocuparon el estratégico cruce de carreteras de Kalabeyr, según dijeron a Efe testigos presenciales, lo que fue desmentido por el Gobierno etíope.

Mogadiscio, 19 may (EFE).- Tropas etíopes cruzaron hoy la frontera con Somalia y ocuparon el estratégico cruce de carreteras de Kalabeyr, según dijeron a Efe testigos presenciales, lo que fue desmentido por el Gobierno etíope.

Una unidad móvil del Ejército etíope, con unos veinte camiones y tanques, ha sido vista en la encrucijada de Kalabeyr, en el oeste del país, que conecta el norte con el sur y el centro de Somalia y también con el territorio de Ogaden.

Los testigos agregaron que un grupo de milicianos de las fuerzas de un "señor de la guerra" local acompañaban a las tropas etíopes, que han ocupado la zona que va de la ciudad fronteriza de Feerfeer al cruce de Kalabeyr.

Sin embargo, el Gobierno de Etiopía negó hoy que sus tropas hayan regresado a Somalia, de donde salieron el pasado 15 de enero tras dos años de presencia en el país vecino para apoyar al anterior Gobierno de Transición, respaldado por la ONU.

"Es una acusación infundada", dijo a Efe Ermias Legesse, uno de los portavoces del primer ministro, Meles Zenawi, quien recalcó que "nuestras tropas no han cruzado la frontera".

Según Legesse, "Etiopía no tiene nada que ver con los fuertes combates entre el Gobierno y los extremistas de Al Shabab", la milicia radical islámica a la que EEUU vincula con Al Qaida y que quiere derrocar al ejecutivo del presidente Sharif Sheikh Ahmed, apoyado por la Comunidad internacional.

Pero Dugul Ali Mohamud, un conductor cuyo coche fue parado por los soldados etíopes en Kalabeyr, dijo a Efe que registraban los transportes públicos y aparentemente buscaban armas: "Aunque los soldados etíopes eran correctos parecían enfadados. No sé lo que quieren", señaló.

Además del cruce de Kalabeyr, unos 20 kilómetros al oeste de la ciudad de Baladweyn, medios locales han asegurado que tropas etíopes han entrado también en las zonas fronterizas somalís de Jawiil, Dheeman y Qurac Raamoole, aunque estas informaciones no han sido confirmadas por testigos.

La entrada de las tropas etíopes, cuatro meses después de su retirada en enero pasado en Somalia, donde apoyaron durante dos años al anterior Gobierno de Transición, ha provocado la condena de los grupos radicales islámicos que luchan para derrocar al actual Ejecutivo, encabezado por Sharif Sheikh Ahmed.

Sheikh Hassan Dahir Aweys, líder de Hezb al-Islam, uno de los grupos radicales contrarios al Gobierno, dijo a Efe por teléfono que "Etiopía ha llevado a cabo una agresión al cruzar nuestra frontera y violado nuestra soberanía".

Para Aweys, las tropas etíopes tratan de apoyar al Gobierno de Sheikh Ahmed, "cuando está derrotado en el campo de batalla" y advirtió a las autoridades de Addis Abeba que "recuerden experiencias pasadas y sepan que no pueden invadir Somalia".

Comentaristas somalís dijeron a Efe que los movimientos de las tropas etíopes en la frontera pueden deberse a la necesidad de adoptar medidas de seguridad debido al avance y la ocupación de más territorio por parte de las milicias radicales islámicas de Al Shabab y Hezb Al Islam en los últimos días.

"Las tropas etíopes saben que Al Shaba (grupo al que EEUU vincula con Al Qaeda) avanzan hacía zonas fronterizas y han cruzado los límites para defender su zona fronteriza", dijo a Efe Mohamed Ibrahim, profesor universitario y comentarista político, quien señaló que "también puede ser una maniobra de apoyo al Gobierno".

Entre el 8 y el 14 de mayo pasados, Al Shabab y Hezb Al Islam llevaron a cabo una ofensiva contra las milicias leales al Gobierno de Sheikh Ahmed en Mogadiscio, en la que murieran unas 140 personas y resultaran heridas más de 400, la mayoría civiles, y obligaron a dejar sus hogares a más de 40.000 habitantes de la capital somalí.

Desde el viernes pasado, Mogadiscio vive una calma tensa, mientras al Shabab ocupó entre el domingo y el lunes las poblaciones de Jowhar, Mahaday y Mahas y se acercan a Baladweyne, cerca de la frontera etíope y muy próxima al cruce de Kalabeyr.

Desde que en 1991 fue derrocado el Gobierno del dictador Siad Barre, Somalia no tiene un Gobierno efectivo y está controlada por "señores de la guerra" que encabezan clanes locales en sus territorios, milicias islámicas y algunos grupos de tipo mafioso.