El ingeniero liberado por las FARC está "bien" y quiere volver a Suecia, según su hijo

  • Copenhague, 18 mar (EFE).- El ingeniero sueco Roland Larsson, liberado por las FARC tras casi dos años de cautiverio, está en buen estado y con ganas de volver a su país, declaró hoy a Radio de Suecia su hijo Tommy, después de hablar por teléfono con su padre.

Copenhague, 18 mar (EFE).- El ingeniero sueco Roland Larsson, liberado por las FARC tras casi dos años de cautiverio, está en buen estado y con ganas de volver a su país, declaró hoy a Radio de Suecia su hijo Tommy, después de hablar por teléfono con su padre.

Larsson, un ingeniero forestal casi septuagenario, fue secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el 16 de mayo de 2007, y recuperó su libertad en la zona rural de Tierradentro, en el departamento de Córdoba, a unos 700 kilómetros de Bogotá, informaron hoy las autoridades colombianas.

Era el último extranjero que estaba secuestrado en Colombia.

"Está bien dadas las circunstancias. Nombró a todos sus hijos y se rio un par de veces. Has vivido un largo viaje, le dije. Sí, un año y diez meses, me contestó", señaló Tommy Larsson, a quien la Policía sueca había informado de la liberación unas horas antes.

El hijo del ingeniero sueco dijo desconocer los detalles de la liberación, aunque tampoco le dio mucha importancia, y se mostró esperanzado por que su padre vuelva a su país la próxima semana.

"Estamos ilusionados por su vuelta. Esto ha sido el fin de un largo viaje y el comienzo de otro viaje igual de largo. Ahora debe regresar a Suecia", afirmó Tommy Larsson, quien reconoció que había muchas cosas que le "dan vueltas" en la cabeza.

Según Radio de Suecia, que cita fuentes del servicio de inteligencia colombiano, Larsson había sufrido una lesión cerebral hace dos meses, que le dejó algunas secuelas; y su estado de salud fue fundamental para que las FARC accedieran a liberarle.

Larsson fue secuestrado por un grupo de rebeldes de la principal guerrilla colombiana cuando estaba en su finca cerca de la localidad de Tierralta, también en Córdoba.

Trabajó en la construcción de la hidroeléctrica Urrá en esa región, con la constructora sueca Skanska, y tras su jubilación, decidió quedarse a vivir en una finca, en la que fue secuestrado.