Existe peligro de que la violencia regrese a Gaza, advierte la ONU

  • Naciones Unidas, 18 feb (EFE).- El enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Robert Serry, advirtió hoy de que se corre el peligro de que la violencia regrese a la franja de Gaza si no se alcanza pronto un alto el fuego permanente entre Israel y Hamás.

Naciones Unidas, 18 feb (EFE).- El enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Robert Serry, advirtió hoy de que se corre el peligro de que la violencia regrese a la franja de Gaza si no se alcanza pronto un alto el fuego permanente entre Israel y Hamás.

"Nos encontramos peligrosamente cerca de la situación anterior al conflicto, que ya se demostró era insostenible", aseguró Serry a la salida de una reunión con el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por ello instó a todas las partes a "vigorizar" los esfuerzos para intentar alcanzar un acuerdo y "cambiar la dinámica en Gaza" que el pasado diciembre condujo a la ofensiva de Israel contra Hamás.

Las negociaciones deben abordar, además del alto el fuego, situaciones como la de los prisioneros, el contrabando de armas, la apertura de los puestos fronterizos y la reunificación de los territorios palestinos separados desde que Hamás tomó el control de Gaza en junio de 2007, señaló.

Serry dijo sentirse animado por la prioridad que el nuevo Gobierno de EE.UU. le ha otorgado al conflicto en Oriente Medio y aseguró confiar en que el Ejecutivo que se acabe formando en Israel tras las recientes elecciones mantenga el compromiso de continuar con el proceso de paz.

Por su parte, el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador japonés Yukio Takasu, aseguró que los quince miembros del máximo órgano expresaron durante la reunión el deseo de que se implemente en su totalidad la resolución 1.860, que insta a un alto el fuego permanente en Gaza.

"El actual alto el fuego es muy frágil, por lo que todos expresamos el deseo de que la mediación llevada a cabo por Egipto logre el éxito y se consiga un alto el fuego duradero, efectivo y que sea respetado por todas las partes", comentó.

También estuvieron de acuerdo con que "se debe hacer más respecto a la situación humanitaria (de Gaza) y todos expresaron con claridad que los israelíes deben hacer todo lo posible para abrir los puestos fronterizos", señaló.

Takasu resaltó la importancia de que los contactos entre Hamás y la Autoridad Nacional Palestina conduzcan a una reconciliación de las facciones palestinas, lo que facilitaría la labor de reconstrucción de Gaza.

El Gobierno del saliente primer ministro israelí, Ehud Olmert, decidió vincular cualquier acuerdo de tregua con Hamás a la liberación del soldado israelí Guilad Shalit, capturado por milicianos palestinos en 2006.

Los ministros del gabinete, asesorados por responsables de los organismos de seguridad, resolvieron que Israel no abrirá los pasos fronterizos con la franja de Gaza, principal exigencia del grupo islamista para pactar un alto el fuego, hasta que el soldado no sea puesto en libertad.

Ismail Radwán, portavoz de Hamás, condenó la decisión israelí y la calificó de "una puñalada por la espalda a Egipto", que desde que Israel puso fin a su ofensiva el mes pasado trata de acordar una tregua.

El movimiento islámico exige la excarcelación de unos 1.400 palestinos de distintas corrientes políticas en prisiones israelíes, a cambio de la liberación del soldado israelí.