HRW le pide a Ban que abogue por los tamiles desplazados en su visita a Sri Lanka

  • Nueva York, 21 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, debería abogar en su visita del próximo viernes y sábado a Sri Lanka por la suerte de los miles de civiles desplazados que dejó la ofensiva que puso fin a la guerrilla tamil, dijo hoy Human Rights Watch (HRW).

HRW le pide a Ban que abogue por los tamiles desplazados en su visita a Sri Lanka

HRW le pide a Ban que abogue por los tamiles desplazados en su visita a Sri Lanka

Nueva York, 21 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, debería abogar en su visita del próximo viernes y sábado a Sri Lanka por la suerte de los miles de civiles desplazados que dejó la ofensiva que puso fin a la guerrilla tamil, dijo hoy Human Rights Watch (HRW).

La organización de derechos humanos pidió en una carta enviada a Ban, que en su estancia de dos días en territorio ceilanés consiga del Gobierno de Colombo garantías respecto a la seguridad de los cerca de 300.000 desplazados internos por los meses de combates.

El secretario general de la ONU también debería instar públicamente al Ejecutivo de Sri Lanka a prevenir futuras violaciones de los derechos humanos garantizando un trato igualitario a la minoría tamil, poniendo fin a la impunidad y respetando la libertad de prensa, señaló HRW.

Así mismo, la ONG solicitó a Ban que pida la cooperación de las autoridades en la creación de una comisión internacional que investigue posibles violaciones de los derechos humanos cometidos por los dos bandos durante el conflicto recién concluido.

Se calcula que unas 7.000 personas han perdido la vida desde el pasado enero, cuando el Ejército ceilanés intensificó sus operaciones contra los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE).

"El final de la larga guerra de Sri Lanka proporciona una buena oportunidad para promocionar un mayor respeto a los derechos humanos en ese país", aseguró en un comunicado el director de HRW, Kenneth Roth.

La organización recalcó que los asuntos vitales para el Gobierno de Sri Lanka son permitir el acceso de las agencias humanitarias internacionales a los campos de desplazados y a la zona de los combates, para tratar a los heridos.

También la erradicación del acoso, la intimidación y las amenazas contra la prensa y los defensores de los derechos humanos, así como medidas para evitar que la minoría tamil sufra discriminación y violaciones de sus derechos.

El Ejército de Sri Lanka dio el lunes por concluida la guerra en el país tras acabar con la cúpula y los últimos guerrilleros de los tigres tamiles, que luchaban por crear un estado independiente en el norte y este de la isla.

Entre 80.000 y 100.000 personas han perdido la vida durante los cerca de 26 años que ha durado el conflicto, según cifras de la ONU.