Indígenas colombianos invitan a las FARC a un diálogo público en busca de la paz

  • Bogotá, 9 mar (EFE).- Los pueblos indígenas del departamento colombiano del Cauca (suroeste) invitaron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a un diálogo público que ayude a avanzar en el camino de la paz.

Bogotá, 9 mar (EFE).- Los pueblos indígenas del departamento colombiano del Cauca (suroeste) invitaron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a un diálogo público que ayude a avanzar en el camino de la paz.

La iniciativa de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) y del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) fue presentada en un mensaje, difundido hoy por Internet, dirigido al máximo dirigente de las FARC, alias "Alfonso Cano".

"No queremos simplemente ser excluidos de la guerra y sus atrocidades, al tiempo que ésta sigue asolando al país y a los otros pueblos; no queremos meternos en un caparazón mientras la gente se asesina. No. Queremos que la guerra termine", dicen los firmantes de la carta, fechada el 19 de febrero último.

Ambas organizaciones no gubernamentales consideran que contra sus propósitos "justos" de "autogobierno y poder popular" atentan tanto el modelo económico y el "sistema político ilegítimo y mafioso", como los comportamientos y acciones del grupo insurgente, dice el mensaje.

El interés del Estado y de las FARC es llevar a los indígenas "a fuerza en la lógica guerrera", añaden la ACIN, que reúne a las autoridades del pueblo de los paeces, y el CRIC, compuesto por consejeros de esa etnia y de la de los guambianos, ambas originarias del suroeste de Colombia.

"Nosotros no somos extraños al conflicto, estamos dentro como víctimas y queremos estar dentro como actores que ayuden a resolverlo", prosigue el mensaje.

"No queremos ser un grupo armado, no queremos que nuestros comuneros se vuelvan combatientes de ningún ejército, porque hemos encontrado que la desmovilización directa de la gente, el gobierno popular y la organización consciente de todos y todas son más poderosas que cualquier fuerza armada", agrega.

La experiencia indígena dice que "una fuerza armada que se separa de la gente que la parió y se impone sobre ella, se vuelve una fuerza de ocupación", asegura la misiva.

Los aborígenes advierten además a los rebeldes de que "las armas enferman a la gente que las carga, los hace más arrogantes y vanidosos frente a los que van desarmados".

"Queremos que esta carta sirva para abrir un diálogo público con ustedes, que esperamos sea directo y transparente, que ayude a resolver los problemas a avanzar en el camino de la paz, y que no agrave la situación", expresan las organizaciones indígenas.

La comunicación recibió el respaldo de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), colectivo de intelectuales que abrió en septiembre de 2008 un "intercambio epistolar" con las FARC en busca de la liberación de rehenes.

CCP está encabezado por la congresista opositora Piedad Córdoba, que estuvo al frente de la misión humanitaria que el pasado febrero recibió de manos de las FARC a seis secuestrados que el grupo guerrillero tenía en el grupo de rehenes que pretende canjear por rebeldes presos.